¿Va a nevar este invierno?

admin 21 noviembre, 2007 7
¿Va a nevar este invierno?

El pasado fin de semana estaba en el único bar de un pueblo al pie de la montaña. Da igual de qué pueblo y de qué montaña se trate. El caso es que allí, entre vino y vino, la gente del lugar expresaba su propia teoría acerca del invierno que nos espera…

Para uno, la escasez de abejas en sus panales era un claro síntoma de que no va a nevar mucho. Para el que hizo las ‘cabañuelas’ allá por primeros de agosto, viene un año de intensas nevadas. Para otro, las palomas habían llegado antes barruntando los fríos que pronto llegarán…

Hoy, tomando un café al salir del trabajo vuelvo a escuchar la misma conversación pero, aparentemente mucho más técnica ya que procede de un grupo de ejecutivos. Alguien se refiere a los ciclos de emisión de radiación del Sol, por lo cual habrá temperaturas frías. Hay quien piensa que las alteraciones en la corriente de El Niño nos traerán un invierno normal. Otro que ha estado de vacaciones en Argentina comenta que ha sido un buen año de nieve en el hemisferio sur y por ello lo será aquí también.

Cada uno de nosotros tenemos nuestras propias teorías al respecto, pero ¿qué puede haber de verdad en estas previsiones?

Enero de 1996 en el Puerto de Navacerrada

La predicción meteorológica se basa en dos tipos de modelos: el conceptual y el numérico.

El modelo conceptual determina qué sucesos ocurrirán en el futuro si en el presente tenemos una determinada situación, en base a una amplia experiencia previa. Son modelos poco concretos y se refieren a fenómenos con una duración de horas (hasta unas 36 h.) y en una extensión limitada (hasta unos 200 km.). Por ejemplo: las tormentas son fenómenos meteorológicos breves e intensos, que vienen acompañados de fuertes precipitaciones, vientos, descargas eléctricas, etc.

El modelo numérico está basado en el empleo de complejos cálculos matemáticos en los que intervienen una gran cantidad de variables y que imitan situaciones reales para obtener una aproximación futura de lo que ocurrirá. Para ello, los servicios meteorológicos utilizan los ordenadores más potentes del mundo. Cuantas más variables se contemplen, más parecido será a la realidad. Se refieren a fenómenos que pueden durar varios días (hasta unos 9 días) y ocupar grandes extensiones (hasta 2000 km.). Por ejemplo: la llegada de una borrasca del noroeste a las costas gallegas que atravesará la península dejando precipitaciones, fuertes vientos, disminución de la temperatura y de la presión, etc.

Se han hecho grandes esfuerzos por parte de los servicios meteorológicos para mejorar dichos modelos, pero cuanto más lejano en el tiempo sea la predicción, más inexacta será. Los pronósticos a 24 o 48 horas suelen tener un índice de acierto muy alto, pero para los realizados a 3 ó 4 días la probabilidad de que se cumplan disminuye notablemente. Los pronósticos a más días son más generales y poco concretos, y su índice de acierto, bajo. Teniendo en cuenta que con la más avanzada tecnología, las previsiones incluso a 24 horas a veces fallan, ¿qué podemos esperar de las que se hacen a meses vista?

Las previsiones climáticas con meses de antelación están basadas en modelos numéricos todavía más complejos, en los que las variables son tan difíciles de predecir como la radiación solar que recibiremos, las alteraciones en las corrientes oceánicas, etc. Sus conclusiones se refieren a grandes regiones terrestres y generalizando para un periodo de tiempo amplio, y aún así no siempre se cumplen dichas predicciones. Además, pequeñas variaciones en las situaciones previstas pueden desencadenar temporadas de nieve excelentes o nefastas. Por ejemplo: una borrasca que preveíamos iba a dejar en diciembre 50 cm. de nieve e iba a venir seguida de un frío anticiclón que la conservara en enero, ha dado paso ha una borrasca que se desliza ligeramente más al norte de la cordillera, con sólo 10 cm. de precipitación que se han derretido en enero al instalarse un anticiclón no tan frío. Lo que podría haber sido un buen comienzo de temporada, se ha convertido en todo lo contrario. Dependemos de mínimas variaciones en tal cantidad de variables que ¿quién puede saber cuánta nieve caerá, por ejemplo en el Pirineo durante el próximo enero?

No obstante, aunque no nos podamos fiar demasiado de las predicciones, no sería inteligente desdeñar la sabiduría popular de años de experiencias, los avances tecnológicos en el campo de meteorología, los esfuerzos de multitud de científicos tras años de estudios, etc. Hay síntomas que inducen a ser optimista:

La temporada en el Hemisferio Sur ha sido buena, y muchas veces le siguen inviernos también buenos en el Hemisferio Norte.
El efecto de La Niña predomina en el Pacífico, produciendo que el agua este ligeramente más fría de lo normal.
Estamos inmersos en un periodo de mínimo en el número relativo de Manchas Solares, lo que para algunos investigadores se traducirá en temperaturas más frías.
El verano ha sido relativamente fresco en la Península Ibérica, y las nevadas han sido abundantes en los Alpes.

Resumiendo: todas las predicciones que estamos escuchando, no son más que eso, PREDICCIONES. Incluso las que tienen un mayor fundamento científico, pueden equivocarse. Existen indicios que nos inducen a pensar que la próxima temporada no será tan mala como la del 2006/07. Y a pesar de la evidencia del Calentamiento Global, hay que ser optimistas frente a la ya inminente temporada que viene.

De hecho, la nieve ya empieza a verse por nuestras montañas. Yo, ya estoy afilando los cantos.

7 Comments »

  1. Santi 22 noviembre, 2007 at 4:20 pm - Reply

    Pues si tienes razón nos veremos esquiando este año. Suerte con vuestra nueva aventura.

  2. ¡¡suerte!! 22 noviembre, 2007 at 4:26 pm - Reply

    Somos de los primeros en visitar vuestra web,os deseamos mucha suerte. :grin y una buena temporada de nieve.
    Maria y Javier F.D.

  3. A. de Braojos 22 noviembre, 2007 at 5:53 pm - Reply

    En mi pueblo tambien nos estamos preparando para el invierno. Ojalá lo viesemos como en estas fotos tan buenas, lo digo por las montañas, porque la nieve caerá, y no tendrá mucho que envidiar a la que se muestra.

  4. ¡buen report! 23 noviembre, 2007 at 9:23 am - Reply

    felicidades por el reportaje, muy interesante

  5. icosMiguel Angel Peláez , enhorab 26 noviembre, 2007 at 11:09 am - Reply
  6. icosMiguel Angel Peláez , enhorab 26 noviembre, 2007 at 11:09 am - Reply
  7. paescalar 1 diciembre, 2007 at 4:14 pm - Reply

    es lo que necesitamos que nieve, fenomenal art&iacute?culo!

Leave A Response »