Cómo estamos de nieve: 03/04/08

admin 3 abril, 2008 0

Escrito por Redacción.
Jueves, 3 de abril de 2008, válido para el fin de semana del 5 y 6 de abril:

En esta sección intentaremos cada semana ofrecer un resumen aproximado de cantidad de nieve y sus características en nuestras montañas. Es una interpretación general extraída del repaso de las distintas informaciones meteorológicas de estaciones, observatorios, partes de nieve y aportaciones de personas cercanas a los puntos de información. Por lo tanto, debe ser tenida en cuenta sólo como referencia.

Situación meteorológica y nivológica:
Tras un periodo de inestabilidad y abundantes precipitaciones, aunque desigualmente repartidas, el anticiclón se adueña del panorama meteorológico peninsular. Las precipitaciones más abundantes han caído en el tercio norte (Cantábrico y Pirineos) y han sido débiles en el resto de las montañas peninsulares. Por fin llegó la nieve en abundancia a la Cordillera Cantábrica, aunque no consiga borrar una pésima temporada para sus estaciones de esquí. El anticiclón se irá desplazando hacia latitudes superiores (islas británicas), produciendo al terminar el fin de semana la entrada de vientos del norte al Cantábrico y Pirineos que pueden dejar el domingo, alguna precipitación débil de nieve por encima de los 1800 m.

El manto nivoso en las cordilleras del tercio norte es continuo desde los 1400 m ó 1600 m, con espesores de más de 2 m por encima de los 2400 m. Estos dos últimos días han caído alrededor de 50 cm de nieve reciente en el Pirineo, que unido a lo acumulado anteriormente, nos presentan un final de temporada excelente. El viento ha erosionado el manto en laderas norte, y provocado acumulaciones importantes en laderas sur y este. Se han formado numerosas placas de viento que pueden producir avalanchas por sobrecargas débiles, y el aumento de temperaturas provocará aludes de fusión espontáneos en las laderas orientadas al sur. Estos aludes pueden llegar a ser de grandes dimensiones. El riesgo se mantiene en Notable 3 en laderas sur, este y norte, y la tendencia será a ir disminuyendo a medida que el manto vaya asentándose.

Todavía tenemos nieve en Gredos para esquí de montaña. Día 30 de marzo.
Foto: Enrique Ribas

Sierra Nevada:
El espesor de nieve varía en torno al medio metro, con un máximo de 60 cm. Hay esquiable, unos 32 kilómetros de pistas. La nieve está primavera.(www.cetursa.es).

Sistema Ibérico:
Javalambre y Valdelinares han cerrado ya sus instalaciones. En Valdezcaray (www.valdezcaray.es)  están esquiables 15 km con un espesor de 110 cm. y una calidad de nieve polvo.

Sistema Central:
Se mantiene abierta La Covatilla, con un espesor máximo de nieve en torno a los 50 cm y 8 km de pistas esquiables con nieve dura-primavera.


La imagen de San Isidro que llevamos esperando todo el invierno. Día 2 de abril.
Foto: cortesía San Isidro.

Cordillera Cantábrica:
Las abundantes nevadas han permitido abrir todas las estaciones
, y mantienen una calidad de nieve dura-primavera. El espesor máximo varía de los 20 cm en Manzaneda y los 110 cm en San Isidro(www.estacionsanisidro.com), que, además tiene esquiables 25 km de pistas.

Pirineos:
Condiciones excelentes en toda la cordillera, con una calidad de nieve variable según las orientaciones y los sectores, desde nieve dura y primavera, hasta polvo en algunas zonas. El pirineo aragonés tiene todas sus estaciones abiertas, con espesores máximos de nieve que varían entre los 100 cm de Panticosa, y los 155 cm de Cerler. Formigal (www.formigal.com) mantiene además 96 kilómetros de pistas esquiables. El pirineo catalán mantiene abiertas las estaciones de La Molina, Masella, Vallter 2000, Nuria y Baqueira Beret. Presentan unos espesores máximos entre 50 cm en La Molina y los 165 cm en  Baquería Beret (www.baquiera.com), esta última con 80 km esquiables. En Andorra las estaciones gozan también de buenas condiciones, destacando los dominios esquiables de Vallnord (www.vallnord.com ) y Grandvalira (www.grandvalira.com).


Última nevada en Baqueira Beret. Día 1 de abril.
Foto: cortesía Baqueira.

Vuelve a repetirse la paradoja de empeñarse en mantener abiertas las estaciones a principios de temporada aún sin nieve, y echar el cierre de temporada con espesores no vistos en todo el año. Quizás es el momento de plantearse si debido a la variabilidad producida por el cambio climático, no sería más lógico aprovechar las situaciones meteorológicas favorables, a pesar de no ajustarse al calendario laboral previsto.
Y si no toman nota de ello, seguiremos aprovechando para hacer esquí de montaña hasta cuando la nieve quiera derretirse.

Redacción

Leave A Response »