Congreso de Turismo de Nieve y de Montaña

admin 26 abril, 2005 0

La semana pasada tuvo lugar en Andorra el IV Congreso Mundial de Turismo de Nieve y Montaña. 150 expertos de todo el mundo se acercaron a Canillo para debatir sobre el ¿incierto? futuro del turismo de nieve y montaña.
He aquí las conclusiones:

Nota de prensa:
La innovación, la reinvención del sueño de la montaña, precios más asequibles que permitan la fidelización del público familiar, la sostenibilidad, la estrecha colaboración entre instituciones públicas y privadas, y la potenciación de la temporada de verano son algunas de las claves para el futuro del turismo de nieve y de montaña, y que ya comienzan a estar presentes en muchas experiencias pioneras, especialmente europeas. Esta ha sido una de las principales conclusiones del IV Congreso Mundial de Turismo de Nieve y de Montaña que se clausuró el sábado día 16 de abril en Canillo. El congreso, organizado por la Organización Mundial del Turismo, el Gobierno de Andorra y el Comú de Canillo, contó con la participación de 150 expertos procedentes de diferentes países europeos, Norte América, Asia y África del Norte. La próxima edición de este certamen se celebrará en el año 2007 en la parroquia andorrana de Encamp.


Foto: FJ González

Peter Keller, jefe del Servicio de Turismo de Suiza y Presidente de la Comisión para Europa de la Organización Mundial del Turismo fue el encargado de formular, también el sábado pasado, las conclusiones del IV Congreso de Turismo de Nieve y de Montaña que se desarrolló desde el jueves día 14 en Canillo, Andorra.

La magia de la innovación
Para Keller, el turismo de nieve y de montaña es un segmento que ha llegado a su madurez. El crecimiento de las estaciones de esquí actuales se encuentra limitado por diversos factores como el cambio climático, la limitación de sus actividades en los deportes de deslizamiento en el invierno y el paseo en el verano, y la obligación de mantener un desarrollo sostenible. Así pues, la innovación se convierte en estos destinos en una solución mágica.

El rejuvenecimiento de los deportes de montaña y la potenciación del riesgo y la aventura con la creación del snowboard, el “carving”, el “rafting”, las canoas, etc, supuso un importante impulso para atraer nueva clientela a la montaña. También se crearon los programas de “wellness” como otra opción de ocio complementaria a estos deportes. Ahora bien, cada vez más, todas estas ofertas de ocio al aire libre encuentran una mayor competencia en las actividades “indoor” o “aroundoor”, que se desarrollan en zonas urbanas como los rocódromos o los juegos de ordenadores, que muchas personas prefieren a ir hasta la montaña.


Foto: FJ González

Para promover la afluencia de visitantes a los destinos de montaña, Keller propone la “reinvención de la fábrica de sueños”, convertir la estancia en la montaña en una experiencia única, un recuerdo único. Con este objetivo se han de reinventar los parques de ocio, convertir las estaciones de
montaña en grandes “Disneylandia” donde los clientes encuentren todo tipo de servicios que conviertan su estancia en inolvidable, en un verdadero sueño.

La importancia de la marca
Otro punto que se destacó para mejorar el turismo de montaña es la importancia de crear una marca. Se trata de establecer estrategias de diferenciación entre las estaciones de montaña para que éstas sean únicas, no intercambiables, cosa que no sucede actualmente con diversas estaciones de esquí. Para que los clientes escojan un destino de montaña frente a otro, es totalmente imprescindible que estos disfruten de una identidad propia bien definida.

La necesidad de la discriminación de precios
La necesidad de crear una nueva política de precios se ha planteado como otro recurso básico para atraer clientela a las estaciones de montaña. Actualmente, la acumulación de precios que supone una estancia en la montaña (alojamiento, forfets) encarece mucho el viaje. Keller propone incluir todos los servicios en un único precio, cosa que ya ha llevado a término alguna estación europea, con la creación de una única tarjeta con todos los servicios incluidos, con resultados muy satisfactorios.

Aceptar la jerarquía entre destinos
El desarrollo turístico se concentra alrededor de los grandes destinos. Cuanto más importante es un destino, más importante es el número de empresas que se crean a su alrededor y por tanto disfruta de más prestaciones como autopistas, tiendas… Es por este motivo que las estaciones de esquí tienden a la concentración, ya que cuanto más mayores e importantes sean, dispondrán de más servicios y en consecuencia atraerán más a los visitantes. Lógicamente, las empresas privadas invertirán en los destinos más importantes.


Foto: FJ González

El empresariado y la rutinización de la innovación
Otro aspecto en el que se ha incidido es la necesidad de introducir la innovación dentro de los procesos de trabajo de las estaciones de montaña. Estos destinos necesitan contar con empresarios emprendedores que creen constantemente nuevos productos para atraer al público. Por esto es muy importante la profesionalización de los trabajadores de las estaciones, que permite la innovación turística.

El problema del gobierno
El último punto que Peter Keller trató en las conclusiones fue el papel del Estado en los procesos de innovación del turismo de montaña. Keller considera que el gobierno juega un papel importante en la innovación ya que a través de las subvenciones facilita a las empresas ayuda a esta innovación. Según este experto, los gobiernos han de cambiar su paradigma y las subvenciones se han de conceder con el objetivo de fortalecer las empresas en la búsqueda de posibilidades comerciales.

Leave A Response »