Cursos de esqu&iacute­ de montaña

admin 24 diciembre, 2007 0

Es imprescindible aprender bien para disfrutar plenamente de esta modalidad de esquí que para muchos es la más integrada en la montaña, la más aventurera, quizás la más pura pero también un poco dura.

Ahora que la temporada comienza seguro que más de uno piensa que de este año no pasa el comenzar a practicar esquí de montaña. Tanto montañeros como muchos esquiadores de alpino ven el esquí de montaña o travesía un universo distinto y atractivo. Para los primeros puede ser una forma de unir las sensaciones del alpinismo a las del esquí  y para lo segundos una forma de disfrutar de un deporte intenso como el esquí en un ambiente más auténtico, solitario, espectacular  e incluso a veces hostil, pero que aporta las sensaciones más intensas.


Oscar Morales bajando por la pala central de Amezúa en el Circo de Gredos.
FOTO: Alberto Prieto.

Sea como sea, el esquí de travesía colmará las expectativas de cualquier amante de la montaña nevada, siempre y cuando esté dispuesto a esforzarse un poco en varios sentidos. Por un lado, quien piense en comenzar tendrá que tener un mínimo de forma física, tampoco hay que ser un atleta, las excursiones se pueden adaptar a nuestras posibilidades, eso sí, habrá que conocer nuestros límites. También habrá que tener una cierta disposición psíquica, eso que algunos llaman “saber sufrir”, no hay que ser masoquista, sencillamente hay que valer para afrontar un deporte de fondo de larga duración.

Además de esta disposición, el esquiador de travesía debe aprender para que la práctica deportiva sea segura (el esquí de travesía siempre implica un cierto riesgo) y también porque cuanto más se sepa más se disfruta. Los conocimientos serán teóricos (cultura de montaña) y prácticos (nivel de esquí y conocimiento de alpinismo).


Travesía en Picos de Europa. Horcada del Lebaniego
FOTO: Alberto Prieto

Los conocimientos teóricos nos ayudarán a valorar y evitar riesgos, planear estrategias y a tomar decisiones. Cualquier esquiador de travesía avezado será un buen conocedor de cuestiones como meteorología, orientación, nivología, relieve, rescate y seguridad. Evidentemente, la práctica será una buena forma de adquirir conocimientos pero también cursos, conferencias, lecturas, etc. nos servirán mucho.

En cuanto a los conocimientos prácticos, para hacer un esquí de montaña seguro, habrá que contar con adquirir un nivel de esquí medio-alto (D) en esquí alpino y también con unos conocimientos indispensables de alpinismo.

Desde Canalfreeski queremos animar y aconsejar a comenzar correctamente con el aprendizaje para luego disfrutar al máximo. Atrás quedaron los tiempos en que muchos esquiadores de montaña bajaban laderas sin técnica exponiéndose a riesgos que no eran pequeños, pero sobre todo, sin el placer de esquiar satisfactoriamente, como dice el refrán: “una cosa es bajar con esquís y otra esquiar”.

Aconsejamos a cualquiera que piense en animarse con esta modalidad, primero adquirir ese mínimo de nivel en esquí alpino, por supuesto aprendiendo con un monitor titulado de cualquiera de las muchas escuelas de esquí alpino que hay en las estaciones, es el método más rápido y correcto de conseguirlo. Si ya tenemos un buen nivel de esquí alpino y nos tienta probar fuer a de las pistas recomendamos hacer un curso de esquí específico de fuera de pista, en la mayoría de las escuelas de esquí ofrecen estos cursos, siempre y cuando la estación reúna un mínimo de condiciones naturales de nieve, desnivel y relieve.


Curso de travesía. Ascensión al Aneto
FOTO:Alcorce Aventura www.alcorceaventura.com

Para el esquí de travesía, muchas veces no valen las escuelas de alpino, aunque también en muchas hay monitores titulados especializados. Lo más común es contratar los servicios de profesionales como son los guías de montaña, en casi todas las oficinas de guías hay especialistas en esquí de montaña. Para nuestra tranquilidad, es necesario que quien nos imparta el curso esté convenientemente  acreditado por la titulación internacional de guía UIAGM.

Además de los guías particulares, monitores titulados especializados en travesía y oficinas o empresas de guías de montaña, podemos informarnos de los cursos en la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (www.fedme.es ) o incluso contratarlos directamente en ésta o en cualquiera de su delegaciones autonómicas.

Un curso de iniciación al esquí de travesía es un compendio de técnicas de esquí y alpinismo enfocadas principalmente a la seguridad. Su duración suele ser de dos días y los precios varían pero no será menos de 500 euros, incluyendo el material y alojamiento en refugio. Aconsejamos no contratar cursos de más de cuatro o cinco alumnos por profesor.


Curso de esquí de montaña de la Federación Madrileña
FOTO: FMM www.fmm.es )

 Al margen de otros temas, un curso tendrá que tocar tanto teórica como  en la práctica estas asignaturas: Protección fundamental del esquiador, Técnicas de autodetención y autofrenado. Viraje adaptado al tipo de nieve. Viraje adaptado a la inclinación de la pendiente. Elección del itinerario de descenso. El ritmo durante el descenso. Uso de piolet y crampones y técnicas básicas de aseguramiento. Búsqueda con detector de víctimas de avalancha (ARVA). Mantenimiento básico del material de esquí. Nivología básica: aludes.

Leave A Response »