Dos últimas pruebas de los Mundiales

admin 21 febrero, 2011 0

Los Mundiales de Esquí alpino ya han finalizado en Garmisch-Partenkirchen. Las tres últimas pruebas realizadas durante este fin de semana han sido el Gigante y el Slalom en modalidad femenina y masculina. A continuación publicamos la nota de prensa de ambas competiciones enviada por la RFEDI:

Paul de la Cuesta acabó en el 37º puesto en el Slalom Gigante (GS)  masculino, que no pudo completar el otro español, Ferran Terra. La victoria fue para el estadounidense Ted Ligety.
 
Los dos españoles afrontaron la primera manga del Gigante masculino a mitad de la tabla y saliendo bastante juntos. El primero en intentarlo fue Ferran Terra, con el dorsal 41, que se salió del trazado en una zona complicada tras un cambio de rasante. Cuatro dorsales después, De la Cuesta, con el dorsal 45, se lanzó ya desde la salida con muchas ganas y, tras superar las complicaciones de una difícil pista (especialmente el cambio de rasante donde se salió Terra), llegó a meta marcando el 37º puesto provisional. Su marca fue de 1m4s60, a sólo 2s52 del mejor tiempo, que correspondió al noruego Aksel Lund Svindal.
 
En la segunda manga, De la Cuesta volvió a realizar una buena bajada que provisionalmente le colocó en el puesto 35º, aunque al final tuvo que contentarse con el definitivo 37º. El tiempo parcial del vasco fue de 1m10s31 para un total de 2m14s91, a 4s35 de la medalla de oro. Ésta fue para un estadounidense, pero no para el famoso Bode Miller (12º), sino para Ted Ligety.

El norteamericano, cuarto en la primera manga, realizó una segunda bajada casi perfecta (tiempo de 1m08s23, para un total de 2m10s56) y superó por apenas 8 centésimas a Cyprien Richard. El francés se hizo sorprendentemente con la medalla de plata desplazando al bronce al austriaco Philipp Schoerghofer, que quedó a 43 centésimas de Ligety aunque en la primera manga había quedado segundo.
 
El Slalom femenino
A pesar de que Andrea Jardí no pudo acabar el Slalom femenino, despide estos Mundiales tras una notable actuación. La española quedó fuera en la primera manga del Slalom, que tuvo marcado color austriaco: oro para Marlies Schild y plata para Katrin Zettel.


Foto (RFEDI): Andrea Jardi
 
La última prueba femenina del programa de los Mundiales coronó a la austriaca Marlies Schild. La española Andrea Jardí ha completado un excelente Mundial pese a que hoy no pudo acabar la prueba. La catalana, de 21 años, que logró un excelente 17º puesto en la Súper Combinada, se salió de la trazada en la primera manga y ya no pudo disputar la segunda.

A pesar de sus  29 años de edad, Marlies Schild  nunca había ganado una medalla de oro en su dilatada carrera. Hasta hoy sumaba ocho medallas (cinco en Mundiales y tres en Juegos Olímpicos), pero el primer puesto se le había resistido siempre. Hasta hoy. “Es una sensación increíble. No me lo puedo creer”, dijo Schild tras dominar imperialmente en las dos mangas. “Esta medalla de oro es lo más importante que me ha ocurrido en la vida”.

Schild ganó con un tiempo total de 1m45s79, dejando la plata para su compatriota Kathrin Zettel, que terminó a 34 centésimas. Fue el día de Austria, que hacía muchos años no conseguía que una de sus esquiadoras ganase el Slalom. El bronce estuvo mucho tiempo en manos de la ídolo local, la alemana Maria Riesch, pero al final fue a parar las de otra Maria, la sueca Pietilae-Holmner, a 65 centésimas de la ganadora.

Slalom masculino
El Slalom masculino que ha puesto punto final a los Mundiales en la afamada estación alemana ha resultado un dificilísimo reto para la mayoría de los participantes. Muy inclinado en la parte de  arriba, con las puertas muy complicadas y con poca visibilidad, baste consignar que casi la mitad de los que intervinieron en la primera manga ya no llegaron a meta.

Uno de ellos fue Pol Carreras, que el sábado sí lo había conseguido en la prueba clasificatoria. El joven esquiador español de 21 años había dejado claro que en unos Mundiales no valen las medias tintas y que bajaría a fondo. Se quedó fuera cuando estaba en el primer tercio del trazado. Para hacerse una idea de la dificultad técnica del recorrido, baste decir que el ruso Alexander Khoroshikov, dominador en las dos bajadas en la prueba de clasificación del sábado, tampoco logró llegar a la meta.
 
Ya había anunciado ayer que iría a por todas en la primera bajada. No quería reservarme ni esquiar conservadoramente, porque no me hubiese servido de nada”, comentó Carreras. “La verdad es que la pista estaba muy difícil, trazada de manera complicada. Además, los que salíamos por detrás nos hemos encontrado con la nieve muy machacada por los cincuenta primeros. A pesar de todo, estoy satisfecho de esta experiencia en mi primer Mundial absoluto. Seguiré adelante con más motivación y ganas”.


Foto (RFEDI): Paul de la Cuesta
 
Ciertamente, la Gudiberg ha sido una pista apta sólo para unos pocos. En un día de nuevo sin sol, niebla y 0ºC de temperatura, se salió desde la cota 960 metros y se llegó a meta con un desnivel acumulado de 210 metros, con 65 puertas a negociar. El trazado del francés Chastan se les indigestó a casi todos, pero favoreció a su compatriota Jean-Baptiste Grange, que se colocó líder provisional con un tiempo de 51s30. Tras él, el italiano Manfred Moelgg (a 22 centésimas), el sueco Andre Myhrer (a 57) y uno de los grandes favoritos, el croata Ivica Kostelic (ya a 1s02), que ha sido uno de los grandes damnificados en Garmisch.
 
La segunda manga fue emocionantísima para el podio, con constantes cambios que, al final, coronaron al francés, quien supo mantener la ventaja inicial. Grange se llevó la  medalla de oro aunque realizó el décimo mejor tiempo de esa segunda manga (50s42). Le fue suficiente para superar en el cómputo final (1m41s72) al sueco Jens Byggmark por 43 centésimas y al italiano Moelgg por 61. Fue el último podio de unos Mundiales que, en su 41ª edición, ya son historia.

Leave A Response »