Entrevista a Kevin Esteve

admin 17 febrero, 2011 0

En su primer Mundial, Kevin Esteve ha logrado lo que muchos otros esquiadores no logran en toda su trayectoria deportiva: meterse en un top ten. El joven esquiador de Atomic logró ser sexto en el descenso de la súper combinada, ante la sorpresa generalizada de propios y extraños. Kevin supo sacar partido a ser uno de los primeros en bajar, y leyó mejor que nadie las exigencias técnicas y físicas de la selectiva y dura pista Kandahar 2. 

Aciertos a los que hay que añadir el mencionado por Carles Visa, director técnico de la Federación Andorrana de Esquí (FAE), el valor. Las narices que le puso este joven corredor, con tan sólo seis participaciones en la Copa de Europa y cinco en la Copa del Mundo, y un futuro enorme por delante.

En el descenso quedaste por delante de grandes figuras del esquí, y la primera de ellas Benjamin Raich, que fue séptimo.
Sí, sí, estoy muy contento. Realmente ha sido una sorpresa.

¿No te esperabas hacerlo tan bien?
Ya el día anterior a la carrera cuando me dijeron que tenía el dorsal número 5 sabía que tenía que aprovechar la oportunidad. Lo tenía que hacer y después, ya con los esquís, sabía que tenía que darlo todo. Tenía que aprovechar mi dorsal. Sabía que la clave en la bajada iba a estar en dos o tres puntos claves del descenso, que tenía que coger la buena línea para alcanzar la máxima velocidad en el plano. He dado todo lo máximo y me ha salido una gran bajada.

Cómo fue la bajada.
La visibilidad del relieve de la pista no era muy bueno, aunque después la pista estaba realmente muy bien preparada, y helada. A su vez, la pista estaba llena de baches, por lo que a lo largo de toda la bajada sufrías mucho, ya que fisícamente la pista era realmente muy dura.

Ahora bien, creo que la gran bajada de la súper combinada no te sorprendió tanto, ¿verdad?
No especialmente, ya que llevaba todo el mes de enero haciendo carreras de la Copa del Mundo. Es verdad que no me acababa de salir una bajada redonda, pero los tiempos intermedios sí que eran buenos.

A medida que ibas bajando, ¿eras consciente de lo que estabas haciendo realmente bien?
Cuando esquías en un descenso a toda velocidad no piensas en nada. Intentas dar el máximo de ti mismo a lo largo de los dos minutos de la carrera, pero en esta ocasión sí que era consciente que iba rápido, ya que me encontraba las puertas de forma muy rápida. Las sensaciones bajando eran buenas, pero hasta que no cruzas la meta no sabes del todo exactamente cómo ha ido.

Cuándo has sido consciente de lo bien que lo habías hecho.
Cuando he cruzado la línea de llegada lo cierto es que no sabía dónde mirar el tiempo. He visto que iba primero, y el corredor que hasta entonces tenía el mejor tiempo me ha felicitado diciéndome que había hecho un buen tiempo.

Y qué sientes, cuando ves que van bajando corredores y que te mantienes ahí.
Estaba con mi entrenador, y cuando ves que quedas por delante o superas a esquiadores como Benjamin Raich o Bode Miller sientes una gran alegría.

¿Realizaste algún trabajo especial con los esquís?
El día del descenso escogí unos esquís demasiado blandos, por lo que me costaba mucho negociar bien las curvas. Con la lección aprendida, en el descenso de la súper combinada he optado por unos esquís más duros, que me han ido perfectos.

Tras el descenso, tocaba el eslálom. La disciplina más técnica no es tu fuerte, y tengo la sensación que has bajado a conservar, a llegar como fuera.
Sí, el objetivo era llegar, ya que esta temporada no he entrenado mucho el eslálom y no tengo nivel suficiente para buscar algo más. Para nosotros lo importante era confirmar los puntos del descenso, y éste era el objetivo. No tenía ninguna presión. He bajado con el freno puesto. La pista era complicada y exigente, y no había que arriesgar tontamente.

Y al final quedas el 21.
Sí, y estoy contento, aunque no del todo satisfecho con mi actuación en el eslálom. Pero la alegría que me he llevado con el descenso lo compensa todo.

¿Sabes que has hecho historia?
Creo que sí, que he podido hacer historia, pero mi objetivo no es quedarme aquí, con este resultado. Todo lo contrairo. Este resultado, y especialmente conseguir ser el sexto mejor esquiador en el descenso, me motiva para el futuro.

Supongo que lo darás todo para que este resultado no se quede sólo en los archivos de las hemerotecas.
No quiero que el resultado del descenso se quede en una anécdota, sino que sea el punto de partida de mi carrera deportiva. Hay que seguir trabajando.

Acabamos de pasar ecuador de los Mundiales, qué más vas a correr.
Haré el gigante, pero no el eslálom. El objetivo en el gigante es mirar de hacer lo que sé, y después ya veremos, pero sin ningún tipo de presión.

Tras los Mundiales, qué objetivos principales te quedan esta temporada.
Primero quiero descansar, ya que hace tiempo que no paso por casa, y después pensar en los Campeonatos de Francia, de Andorra y en acabar marcando puntos FIS.

Leave A Response »