Esquiar en asfalto: El rollerski.

admin 26 junio, 2008 0

A lo largo de las cuatro entregas sobre el rollerski, conoceremos más en profundidad este deporte: La disciplina clásica, la disciplina libre o patinador y en la cuarta entrega comentaremos las últimas novedades en cuanto a material, competiciones, clubes, etc.

Usado en sus inicios por fondistas de alto nivel para entrenar durante la época estival, el rollerski se ha convertido en nuestros días en algo más que un mero complemento de los entrenamientos para esquí de fondo.

Dos disciplinas, clásico y patinador, uso de bastones y una gran transferencia* de cara a nuestra preparación para cuando nos pongamos las tablas, hacen de este deporte el complemento ideal del esquí de fondo. Hace unos años no se podría haber llamado deporte a la práctica del rollerski, pero de un tiempo a esta parte, han proliferado competiciones a nivel internacional y nacional y ya son muchos fondistas los que compiten en estos dos deportes, hasta hace tiempo siameses, y que ahora uno de ellos, el rollerski, goza ya de entidad propia. Tanto es así, que, por ejemplo, se están empezando a crear competiciones de biathlon de verano, en las que en lugar de correr, se va con rollerskis.

Dejando a un lado el aspecto competitivo, el rollerski trata de emular los movimientos y técnicas del esquí de fondo, pero en un elemento diferente, el asfalto. Para que ello sea posible, nuestro elemento deslizante serán las ruedas, que se acoplan a una estructura metálica donde montaremos cualquiera de las fijaciones de fondo existentes en el mercado. Como en el esquí de fondo, no son iguales los rollerskis para técnica clásica que para patinador y por tanto tendremos que montar las fijaciones que se adecuen a cada disciplina.


Rollerskis de patinador (sin fijación)


Rollerskis de clásico (sin fijación)

Existen modelos “combi”, que nos permiten realizar las dos disciplinas, pero a medida que vayamos cogiendo nivel, tendremos que hacernos con dos pares, uno para clásico y otro para patinador. De esta forma, la transferencia*, de la que tanto me gusta hablar, será casi total.

Hay tres características que diferencian el modelo de clásico:
– La rueda de atrás es autoblocante: Es el elemento principal para que podamos practicar la disciplina clásica en asfalto, ya que simula el agarre de las ceras o las escamas del esquí.
– Las ruedas son más anchas
– Es más o menos 10 cm. más largo.

Bueno, pues si ya tenemos unas “tablas” con fijaciones, ahora nos quedan dos puntos clave para llegar a esquiar en asfalto: Botas y bastones.
Las primeras serán las mismas que usemos para esquiar o bien, como hacen algunos practicantes, modelos que tengamos viejos y que no nos importe estropear ligeramente en algún inevitable contacto con el abrasivo asfalto.


Rollerskis con la fijación montada.

Los bastones, los mismos que usemos para esquiar, pero con dos modificaciones: Quitaremos la cesta y les pondremos unas puntas especiales de metal muy duro. De no hacerlo, acabaremos con ellas más rápido de lo que nos imaginemos. En cuanto a la medida, dependiendo de lo que nuestros rollerskis nos levanten del suelo, quizá tendremos que tener unos bastones algo más largos.

Ya tenemos pues todo el equipo y podríamos empezar a deslizarnos, aunque no está de más el disfrazarnos de tortuga ninja, al menos  las primeras veces, es decir, usar coderas y rodilleras. Yo recomendaría que los guantes y el casco jamás se quedaran en casa o en el maletero del coche. La ropa a usar dependerá lógicamente de la meteorología. Siempre aconsejo prendas muy transpirables y ceñidas, igual que para esquiar.


* Entendemos por transferencia
todas las similitudes del gesto deportivo de un deporte que luego son directamente aplicables a otro. En este caso: La clavada de bastón, la patada, los distintos tipos de pasos de cada disciplina, la intervención de grupos musculares idénticos… Entrenamos sobre rollerskis y cuando nos ponemos las tablas parece como si no fuera el primer día de esquí. Por ejemplo, el mountain bike tendría transferencia hacia el ciclismo de carretera y viceversa.

¡Próximamente más!

 

Leave A Response »