Freeride en el Pic du Midi

admin 10 diciembre, 2007 2

El Pic du Midi de 2887 mts. de altitud tiene en su cima un observatorio astronómico que nos lleva a un mundo de estrellas y planetas, un restaurante de altitud, un museo y una tienda de curiosidades sobre el tema completan este especial lugar que más parece una base espacial colgada en el vacio.

Para acceder, dos teleféricos con salida en La Mongie (1800 mts)., nos transportan hasta la cima con su construcción futurista y es ahí donde queremos llegar para comenzar nuestro descenso.


Hasta el 2006
 el itinerario sólo era esquiable para los amantes del freeride o fuera de pista que tuviesen un buen nivel de esquí o snowboard y siempre que fuesen acompañados de un guía de alta montaña con acreditación internacional UIAGM, requisito que era  obligatorio para subir con los esquís al teleférico que conduce a lo más alto.

Hoy en día puede ser realizado por cualquiera con buen nivel que firme un documento admitiendo su responsabilidad en el descenso, por lo que un buen seguro es indispensable. Aún así es recomendable contratar los servicios de un guía, al tratarse de un itinerario de alta montaña sin balizar y sin vigilancia.

Desde su punto culminante cinco itinerarios son posibles, pero dos son los clásicos y los más asequibles a las personas con muy buen nivel, (los otros tres están reservados para los practicantes del freeride extremo). El primero de ellos, denominado Jaune, tiene nada más y nada menos que 1500 mts. de desnivel y atraviesa el camino histórico des Muletiers terminando en la carretera de acceso a La Mongie por Artigues. El segundo, de 1250 metros de desnivel, nos lleva directamente a la estación de Bareges donde por un  telesilla retornaremos al punto de partida. Es este último el que descubrimos en compañía de Raymond Cuilhé, un guía francés de la zona con un nivel de esquí extraordinario y estupendo compañero. Siguiendo sus perfectos giros, descendimos sobre la ancha pala que nos conduce a un lago y después por pendientes más asequibles al telesilla del centro invernal.

El descenso es de verdadero ensueño, palas largas, ambiente de alta montaña, agujas y lagos que nos rodean y que hacen del itinerario una delicia para el esquiador que busca nuevas sensaciones, técnicamente no es fácil pero tampoco extremo siendo muy recomendable para un snowboarder o esquiador con buen nivel en pista negra, tiene una pendiente media de 30º con algunos pasajes a 35º es entretenido y hay que trabajarlo para salir airosos de él.

En los lugares donde encontremos alguna dificultad o compromiso, por ejemplo a la salida, más impresionante que difícil, el guía nos ayudará facilitándonos el paso y comprobando en todo momento que la nieve está en condiciones, una vez descendidas las primeras palas  y pasando cerca de un lago la cosa se vuelve más fácil y es en ese momento donde podemos detenernos a reponer fuerzas, beber algo y sentir el placer de vernos en ese lugar tan  fantástico, lleno de  magia y soledad con un paisaje de los que los pirineos acostumbran a regalarnos.

FOTO: FJ González

Continuaremos hasta alcanzar las pistas ya pisadas de Bareges, pistas que agradecemos coger hasta el telesilla para que nuestras piernas descansen trazando curvas ya por terreno fácil y amable, y mientras bajamos estamos pensando en lo que acabamos de realizar, algunos seguramente pensando en que ha sido el descenso de su vida.

Consejos y comentarios:

Las vistas desde la cima son de las de no olvidar fácilmente, los picos más impresionantes de Los Pirineos los tenemos delante de nuestra mirada El Cilindro, Taillón, Neouvielle, Midi d’Ossau, La Munia, etc. y si el día es muy claro el Macizo Central ya en el interior  de Francia.

FOTO: FJ González

– Podemos visitar el observatorio, es una maravilla.
– Antes de la subida a la cima del Pic, conviene realizar algunas bajadas de calentamiento y test de aptitud en la Mongie.

Equipo: preferible las fijaciones de alpino, para los snowboarders una tabla de freeride.
– Una mochila cómoda nos será muy útil para portar algo de picar y de beber.
Los guías nos proporcionaran A.R.V.A.. así mismo nos aconsejarán en todo momento el itinerario a seguir. Ellos mismos nos explicarán lo que vamos viendo, picos, valles, etc.
– No olvidar que estamos en alta montaña un poco más de ropa adicional nos salvará de pasar fríos no apetecibles.
– El casco también es muy aconsejable.
– Atender en todo momento las indicaciones del guía.

Con estos pocos detalles  podremos disfrutar de un descenso grandioso, lleno de emoción y lejos de aglomeraciones, un descenso que, para los amantes del fuera de pista, será una experiencia única.

Agradecimientos: a Raymond guía del valle de Campan, por su amabilidad y su profesionalidad, a Enrique Ribas por hacerme caso y venir conmigo, a Salomon por hacer más fácil el descenso y a Grifone por su indumentaria técnica.

Como ya se ha dicho para realizar este descenso es muy aconsejable el acompañamiento de un guía (UIAGM) o un profesor de La Mongie. Nosotros fuimos guiados por Raimond Cuilhé, guía de Chamonix que nació y vive en Campan. Habla perfectamente español y además de profesional es un perfecto amigo.

Sus tarifas aproximadas son:
70 euros por persona para grupos de 5 o 6).
95 euros por persona para grupos de 3).
150 euros por persona para 2.
250 euros para una persona.
Estos precios incluyen el alquiler del material de seguridad
Contacto: 65710 Campan
Tel. 0034/ 562 91 68 89
Móvil: 0034/ 676 83 63 33

2 Comments »

  1. bonitas fotos 19 diciembre, 2007 at 8:31 am - Reply

    y muy buen destino a tener en cuenta!

  2. freeride yuju yuju 4 septiembre, 2008 at 8:07 pm - Reply

    alucinanteibol :grin

Leave A Response »