Los orígenes del esquí II

admin 28 diciembre, 2007 0

Continuamos con la serie de artículos sobre los orígenes del esquí. Es el turno de la evolución del deporte a partir del siglo XX, y más concretamente desde 1869 en adelante. Sólo resta la tercera entrega de la evolución y orígenes del esquí en España.

El esquí en el siglo XX
La primera gran revolución del esquí o, mejor dicho, en la técnica del esquí, aparece en 1896. Basándose en la de Cristianía y olvidando la de Telemark, el austríaco Matías Zdarsky diseña una nueva forma de giro, algo así como una cuña avanzada, que se ve ayudada por la utilización de unas ataduras que sujetaban más el pie a la tabla, y usando para el empuje un bastón largo, en vez de dos. Luego se volvería a los dos bastones, a esta técnica la denominó “Técnica alpina de marcha con esquís”.

El método continua evolucionando. Al viraje cristianía  en cuña se le van añadiendo factores como el impulso y el canteo. En el primer cuarto de siglo, la técnica de Arlberg, segundo estadio en la historia del alpino, es conocida por todas las escuelas y en 1934 se celebra el primer Campeonato Alemán de esquí alpino. Los pioneros ofrecían una imagen al desarrollar sus movimientos que todavía recordaba, aunque lejanamente, a la manera de impulsarse y deslizarse de los patinadores. Este estilo es fácilmente reconocible porque el esquiador se ayuda de una forma característica de agacharse hacia adelante para ayudar a su impulso de piernas.


1919. carrera de Guías y Morraleros (Guadarrama)

A partir de entonces comienza una sucesión y competición entre las escuelas suizas y austríacas. A la anterior de Arlberg le sustituyen nuevos métodos desarrolladas en Francia y Suiza, que desarrollan un esquí menos forzado. Los pesos se reparten de manera inversa y la simple alternancia del peso es lo que hacía posible el viraje. Más tarde, la técnica Allais deja el anterior empuje estemm e introduce la novedad del derrape lateral. En Suiza se sigue evolucionando, se crea el viraje en cuña en profundidad, se usan los apoyos al lado contrario al giro y la posición del cuerpo pasa a ser erguida.


Puerto de Navacerrada hacia 1928

De esta forma se llega a la mitad del siglo y los tres países, Francia, Austria y Suiza, tienen sus propios métodos. En 1951 se celebra el Primer Congreso Internacional de las Escuelas de Esquí con la intención de conjugar y unificar todas las técnicas alpinas, pero las diferencias eran notables y continuaron siéndolo. Como la competición deportiva era cada vez mayor, cada una de las técnicas progresa por separado pero, a la vez, se benefician de los progresos ajenos. La aparición de la técnica Wedeln aporta un nuevo gesto en la aplicación de la técnica: el tronco se tuerce en el sentido contrario al giro para compensar el apoyo de las piernas y la torsión de las caderas. La evolución continúa con un rosario de modificaciones en la forma de esquiar, distintas según la escuela.

En los ´sesenta` se puede identificar  a las escuelas según su estilo: el radical austríaco, los sobrios francés y suizo y el intermedio italiano. La evolución natural de todas ellas hacia la competición hace que cada vez se incorporen aspectos de otras escuelas para buscar el esquí óptimo, Para alcanzar estas técnicas modernas, es decisiva la entrada en escena del equipo nacional estadounidense, que ha venido bebiendo de todas las fuentes alpinas, desarrollando un esquí muy práctico y efectivo.

Por fin, hacia 1970, después de haberse celebrado el Octavo Congreso Internacional de Esquí, se comienza a apreciar que las diferencias nacionales en la técnica del esquí no son tan importantes y, si bien siguen existiendo, los esquiadores ya no pueden ser identificados con su país por su forma de esquiar. Este acercamiento  sienta las bases para que, en el Noveno Congreso, se establezca un método común, una normalización internacional para la enseñanza del deporte en las escuelas de esquí. Este método universal es el que ha aprendido la mayoría de los esquiadores formados entre los años setenta y noventa, con algunas pequeñas variaciones provocadas por la continua evolución de las técnicas y los impresionantes avances en el material, que en los últimos años han sido meteóricos.

El esquí actual, síntesis de las escuelas europeas y, más tarde, con la aportación de las técnicas aplicadas en Estados Unidos, ha progresado mucho respecto a la técnica alpina de 1970-1980. Con algunas diferencias menores, se puede decir, que el esquí que hasta hace poco se practicaba(hasta años 80), consistía en: partiendo de la cuña se llega al giro paralelo, usándose el derrapage  y el apoyo del peso en el lado contrario al giro. La flexión y extensión en las piernas acompañadas del resto del cuerpo para facilitar el giro, caderas hacia el lado del giro y el tronco rotado hacia el contrario.

Poco a poco se van introduciendo modificaciones, el derrape se usa cada vez menos a favor del canteo. Las piernas, al principio muy juntas, van separándose algo para favorecer la estabilidad y el tronco se gira cada vez menos. En definitiva, si pudiéramos ver los progresos en las técnicas de competición en una sucesión de imágenes, veríamos cómo las innovaciones  en esas técnicas se van aplicando al resto del deporte a través de las escuelas. Al igual que en el automovilismo deportivo los avances pasan luego a los vehículos que se comercializan y cosas que antes eran exclusivas de la competición hoy son normales en las calle y carreteras. En el esquí, todas las técnicas deportivas y avances de material que se aplican en la competición, pasan, como novedades, al resto de practicantes del deporte.

La última hornada en la técnica del esquí: el esquí conducido, los esquís parabólicos y el carving, que a su vez tienen sus formas según las escuelas y que han supuesto la introducción de maneras rapidísimas, formas quizás menos elegantes pero mucho más efectivas. Y si comparamos las actuales técnicas del siglo XXI con lo que se hacía hace sólo medio siglo, podemos decir que el deporte del esquí ha sufrido una gran revolución, progresiva y basando cada adelanto en el anterior pero con unos resultados espectaculares en la técnica y en los materiales que han generado, tanto dentro de la competición como en el esquí lúdico, un cambio en el esquí alpino que poco tiene que ver con los orígenes hace poco más de cien años.

Orígenes del esquí parte I (De la prehistoria al siglo XX)

Leave A Response »