Los orígenes del esquí

admin 13 diciembre, 2007 0

Primera entrega de una serie de artículos en los que se describirán los orígenes y la historia del esquí en el mundo y en España. Comenzamos con el periodo de tiempo que abarca desde la Prehistoria hasta los principios del siglo XX.

Al principio el esquí fue un sistema de transporte utilizado como adaptación al medio nevado.

No se puede hacer una referencia precisa a cuándo se comienza a usar algún rudimentario tipo esquí, pero gracias a imágenes recogidas en documentos históricos se puede establecer que, hace 5.000 años, algunos pueblos comenzaron a usar unas tablas alargadas sujetas a los pies y con forma y disposición para favorecer el deslizamiento, ayudándose de algún bastón o lanza para impulsarse. Esta fecha era la que hasta ahora se consideraba como posible principio de un primitivo medio de desplazamiento mediante deslizamiento de tablas sujetas a los pies.


Esquiador-liebre de Rödöy.

Recientemente y aún en estudio, han aparecido nuevos datos que remontan el origen 10 o 20.000 años. En enero de 2006 se comunicó la aparición de restos arqueológicos, concretamente pinturas rupestres en el noroeste de China, que datan de hace 100 o 200 siglos donde se ven figuras humanas con lo que se suponen son algo así como rústicos esquís. Estos restos se siguen estudiando pero parece que confirman las primeras impresiones. El investigador Wang Bo del Museo Regional de Xinjang  fue el descubridor de estas pinturas y está convencido de que son primitivos esquiadores. Si esta nueva teoría es cierta, resultaría que nuestro deporte no comenzó en el Neolítico, sino que nos remontaríamos casi a los albores de la prehistoria (Paleolítico).

Al margen de este origen asiático, siempre se ha dicho que fueron pueblos nórdicos quienes comenzaron a usar estos artilugios, aunque otros estudios mantienen que la adaptación de algún instrumento como prolongación de los pies para conseguir el deslizamiento sobre la nieve, no es exclusiva de ninguna zona geográfica en concreto. Según parece, distintos pueblos en lugares muy alejados comenzaron a usar esquís primitivos para desplazarse: En Asia y en el Caúcaso, en todos los pueblos lapones y en las estepas siberianas se han encontrado indicios de la existencia de estos ingenios. La diferencia fundamental respecto a otros sistemas utilizados para facilitar la incómoda marcha en zonas nevadas es, precisamente, que el desplazamiento se hace en parte o en su totalidad mediante la técnica de deslizamiento controlado por  el esquiador.

Este originario esquí es la base de todos los que se han desarrollado posteriormente y comienza cuando lo usa un individuo, para diferenciarlo de otros sistemas como trineos o parihuelas arrastrados por personas o animales. Evidentemente, otros sistemas para facilitar la progresión sobre la nieve como las raquetas también eran usados, pero son, en todo caso, un paso anterior en la evolución del esquí como tal, ya que carecen de la otra característica comentada: el deslizamiento.

Según lo dicho, podríamos decir que el hombre comienza a esquiar cuando usando unas tablas atadas a sus pies, se desliza. Según el diccionario esquiar es “ patinar con esquís” y esquí “ plancha larga y estrecha de madera usada para patinar sobre nieve o agua” o “deporte practicado sobre estos patines”. A su vez la etimología de la palabra esquí viene del noruego antiguo: skidh, que significaba leño, tablón o madero.

El esquí primitivo
Aparte de hallazgos arqueológicos como pinturas y representaciones en rocas, en zonas pantanosas de Noruega, Suecia y Finlandia se han encontrado restos reales de arcaicos esquís que datan de la edad de piedra, unos 2.500 años antes de Cristo. Concretamente, tablas de unos 15 cm. de anchura y metro y medio de longitud. También se encontraron otros más largos, de más de dos metros. Estas primitivas tablas tenían muescas y plataformas para ayudar a sujetar el pie y bordes biselados en la parte inferior.

En 1929 se descubrió en una isla noruega un grabado sobre roca de un esquiador primitivo que se deslizaba sobre dos tablas con espátulas y colas curvadas, ayudado por un único y largo bastón y disfrazado con un gorro con grandes orejas de liebre, quizá fuese algún disfraz mágico para favorecer la caza. Este esquiador es conocido como el esquiador-liebre de Rödöy.

Hacia el año 1.000 antes de Cristo, las migraciones de pueblos germanos a regiones escandinavas hicieron que éstos encontraran y pronto incorporasen a sus costumbres las técnicas del primer esquí.


El Hielo se Rompe. Litografía de Gustavo Doree. Museo Dophinois.

En el año 500 después de Cristo ya se hablaba de lo que posteriormente sería parte de la técnica del esquí nórdico. En el libro ´De origine actibusque Gotarum`, al hablar de los lapones que se desplazaban sobre esquís se hace mención al “skridfinnen”. Lla traducción sería “paso finés”. También de esta época provienen comentarios encontrados en escritos chinos sobre el uso de tablas sobre la nieve por algunas tribus kirguises.

De distintos años, antes de la Edad Media, se siguen encontrando referencias a lo que era una práctica muy usada en las regiones nórdicas. Descripción de antiguas carreras, emisarios y correos usando esquís como medio de transporte, incluso narraciones épicas sobre rescates acometidos por esquiadores, son algunos de los muchos testimonios  sobre una técnica que poco a poco iba comenzando a tener usos lúdicos o deportivos. Un ejemplo de ello es una carrera que se disputaba en Noruega para celebrar el solsticio de invierno y que entre otras pruebas incluía una bajada  en schuss . También hubo una mitología del esquí, el dios islandés de la caza llamado Ullr tenía un apodo, era el dios esquiador. Muchos habremos visto la representación de esta deidad, con bastón, ballesta para la caza y dos tablas, una más larga que la otra.

En el siglo XVI ya se conoce en toda Europa la existencia del esquí en las regiones del norte, incluso comienzan los intentos por adaptar estas técnicas en otras regiones de inviernos nevados, principalmente, con fines militares. En 1590, esquiadores finlandeses se enfrentan a las tropas rusas en la batalla de Carelia.

A lo largo del siglo XVII el interés por el esquí de estrategas aumenta considerablemente. Los archivos militares europeos de esta época están llenos de informes sobre este sistema que da una gran movilidad a las tropas. No olvidemos que la nieve era muchas veces el peor enemigo de los ejércitos. Se copian técnicas que eran usadas por cazadores y campesinos para adaptarlas a las necesidades castrenses. Ya en el siglo XVIII hay constancia de batallones de esquiadores en varios ejércitos.

En el XIX, el esquí noruego ya se practicaba en Alemania y no como algo pintoresco. En este mismo siglo los emigrantes nor-europeos comienzan a usar esquís en América del Norte, concretamente, hay referencias de unos primeros campeonatos en la Sierra Nevada californiana en 1853 y también se usaron por pioneros mineros en las Rocosas de Colorado a mediados de ese siglo. En 1854, un emigrante noruego nacido en Telemark establece un servicio de correos con esquís en la región en la Sierra Nevada (California), asegurando el reparto incluso durante las grandes nevadas.

Del  esquí nórdico al alpino
De lo dicho podemos concluir que, si bien este deporte tiene orígenes geográficos distintos, el desarrollo mayor se produce en las regiones nórdicas y, desde mediados del XIX, las pruebas deportivas de esquí toman auge, llegando a las regiones alpinas a finales de siglo. Si la cuna del actual esquí fue Noruega, el padre, sin lugar a dudas fue el noruego Sondre Norheim, nacido en la región de Telemark en la ciudad de Cristianía. Este apasionado de las tablas ingenió un giro con una característica genuflexión que lo llamó Telemark  y, posteriormente, él mismo desarrolló otro giro sin arrodillamiento, basado en un impulso (stem) y lo llamó giro Cristianía. Todo el esquí alpino posterior deriva de esta última técnica.

En el pueblo de Telemark, hacia 1850 los concursos de esquí consistían en pruebas de habilidad como sortear una serie de obstáculos (sla-lom); distancia y velocidad tal como hoy son las pruebas de fondo; bajada con irregularidades, algo semejante a las pruebas de baches y saltos. En la otra ciudad del esquí, Cristianía, cercana a Oslo, fue donde se fundó el primer club, el “Club cristianense de esquí y de patín”, en 1875. Trece años después el explorador polar Nansen cruza Groenlandia con esquís. A lo largo de las dos últimas décadas del XIX  las pruebas y la cultura del esquí se imponen en los países nórdicos y se extienden a Europa central.

En 1891 se funda el primer club de esquí fuera de los países nórdicos, en  Todtnau, en la Selva Negra, gracias a los estudiantes noruegos que visitaban esta zona. Nueve años después se celebraría el primer campeonato alemán de esquí en esta región.


Chamonix fue la sede de los Primeros JJOO de Invierno en 1924

Con el nuevo siglo comienzan a extenderse los cursos y los aficionados al nuevo deporte en la región alpina. En 1902 se imparte el primer curso de esquí para guías en Zermatt. Pronto las enseñanzas van ampliándose a las regiones austríacas y francesas de los Alpes. En 1908 se dan cursos de esquí hasta en Japón. En 1924 se celebran en Chamonix los Primeros Juegos Olímpicos de Invierno y se funda la FIS (Federación Internacional de Esquí). En 1935, el primer eslalon gigante de la Marmolada en Italia. En 1938, la tradicional competición de la FIS comienza a llamarse Campeonato Mundial de Esquí, nombre que mantiene hasta nuestros días. De esta manera, antes del paréntesis de la Segunda Guerra Mundial, el esquí ya es un deporte consolidado que continua en evolución. Sin embargo, la explosión en la primera mitad del siglo XX lleva consigo una progresión que, partiendo de las técnicas tradicionales nórdicas, va evolucionando a través de distintas escuelas hasta llegar a las técnicas actuales del esquí alpino.

Artículo basado en el libro Fuera de Pista de Enrique Ribas. Editorial Barrabes. 2004 (www.barrabes.com)
Fotografías del mismo libro y de Sistema Central con Esquís del mismo autor. Editorial Desnivel (www.desnivel.com)

Próximamente la segunda entrega: El esquí en el siglo XX

Leave A Response »