Mundiales de Snowboard 2011 La Molina

admin 26 enero, 2011 0

Los IX Mundiales Snowboard FIS La Molina 2011 se abrieron el 14 de enero en Barcelona con gran éxito mediático y con todas las entradas vendidas en el Palau Sant Jordi, anfitrión de un evento histórico: era la primera vez que un Mundial FIS se iba a disputar en los Pirineos y que la Ciudad Condal albergaba una prueba mundialista de un deporte de invierno.

Big Air, en un Palau Sant Jordi pletórico
El Big Air, modalidad exclusivamente masculina, se celebró en una impresionante rampa de 31 metros construida ex profeso en el monumental palacio, diseñado por el arquitecto japonés Arata Isozaki para los JJOO de Barcelona 1992.


Foto: Carlos Torner en la prueba del Big Air

La primera medalla de oro de los Mundiales fue para Petja Piiroinen, que continuó con la tradición de grandes actuaciones internacionales de Finlandia en esta espectacular y acrobática disciplina. Piiroinen, campeón mundial júnior, se convirtió en el cuarto rider de su país que vence en una final mundialista de Big Air de las cinco disputadas hasta la fecha.

El finés, de 19 años, consiguió superar la barrera de los 50 puntos (51.7) y dejó atrás, empatados hasta la décima (48.9), al canadiense Zach Stone (plata) y al belga Seppe Smits (bronce), que hace dos años había logrado la plata por detrás del rey derrotado, el también finlandés Markku Koski.


El Snowboard Cross inauguró las competiciones en La Molina

El domingo 15, la competición se trasladó definitivamente a su sede pirenaica, La Molina, donde debían celebrarse las otras cinco modalidades incluidas en el programa competitivo. La primera que puso sus medallas en juego fue el Snowboardcross (SBX), que se celebró el martes 17.

Lindsey Jacobellis (EEUU) y Alex Pullin (Australia) se proclamaron campeones. En la final femenina, la estadounidense sumó su tercera corona mundialista derrotando en la final-a-cuatro a la francesa  Nelly Moenne Loccoz (FRA) y a la líder de la Copa del Mundo de la temporada, la canadiense Dominique Maltais, en una apretada llegada.

En la prueba masculina, el rider de las Antípodas dominó el recorrido de 650 metros de largo logrando el primer título importante para su palmarés. El estadounidense Seth Wescott, doble campeón olímpico de la disciplina, obtuvo la plata mientras que su compatriota Nate Holland, campeón de los X Games, lograba el bronce.

El PGS, una de las dos disciplinas considerada "alpina"
Al día siguiente, miércoles 18, le tocó el turno al Paralelo Gigante (PGS), de nuevo en el snowpark Alabaus. Allí hubo sorpresa en la competición femenina, ganada por la joven rusa Alena Zavarzina, aunque no en la masculina, donde el favorito, el austriaco Benjamin Karl, se hizo con el oro.

Zavarzina, de 21 años de edad, nacida en la siberiana Novosibirsk, impresionó por su impecable estilo entre puertas para derrotar a las veteranas austriacas Claudia Riegler y Doris Guenther. Como en el caso de Piiroinen en el BA, Zavi prosiguió así con la fuerte tradición de riders rusos de PGS en los Mundiales FIS, donde ya habían conseguido tres medallas anteriormente, entre 2005 y 2009.

En la prueba masculina, Karl no se dejó sorprender por sus rivales. Campeón del mundo de Slalom Paralelo (PSL) en 2009 PSL, Benji se alzó con su primer título en PGS derrotando en la final al sorprendente esloveno Rok Marguc (SLO), mientras que la medalla de bronce iba a parar a manos del italiano Roland Fischnaller, en aquel momento líder provisional de la Copa del Mundo de la especialidad.

El Half Pipe, en manos de los “aussies”
El Mundial prosiguió el jueves con la final de Half Pipe (HP), en el nuevo superpipe construido en Alabaus. En la competición más técnica y acrobática, dos australianos le dieron la vuelta a los pronósticos marcados en las eliminatorias, que apuntaban a favor de riders japoneses y chinos.


Nathan Johnstone y Holly Crawford  se llevaron las dos medallas de oro en juego.
La victoria de los dos ‘aussies’ se fraguó en el primero de los dos intentos que tiene cada rider en el HP. Johnstone lo hizo con su 26.8 inicial. La plata fue para el suizo de ascendencia rusa Iouri Podladtchikov, con 26.2 puntos también en el primer intento, mientras que el bronce, lejos de los dos primeros, fue a parar a uno de los pocos que sí mejoró en la segunda manga, el finlandés Markus Malin con 24.3 puntos.

Holly Crawford, que en 2009 se adjudicó el triunfo en la prueba de la Copa del Mundo celebrada aquí en otro pipe, y que había sido medalla de plata en los pasados Mundiales, derrocó a la campeona, la china Jiayu Liu, con una primera serie genial que le valió 26.7 puntos. Tras caerse en la primera manga, Liu logró hacerse con el bronce con 22.5 puntos en la segunda. Al revés le ocurrió a la suiza Ursina Haller, la campeona mundial júnior, que hizo una gran primera serie (23.4) pero que al forzar en el segundo también se cayó.


Foto: Rubén Vergés en la prueba de Half Pipe

Llega el viento del Norte
Tras cinco jornadas perfectas a nivel meteorológico para competir en La Molina, el viernes 21 se produjo un hecho que modificó el programa. Las pruebas de clasificación del Slalom Paralelo (PSL) y del Slopestyle (SBS) no pudieron completarse debido a la fuerza del viento del Norte, por lo que oficiales FIS y capitanes de equipos decidieron suspender ambas competiciones, que debieron reanudarse a la mañana siguiente con nuevos criterios y horarios.

Una de las decisiones fue anular las semifinales del SBS masculino (el femenino no pudo siquiera empezar) y clasificar directamente para la final a los nueve primeros de la única de las dos series que se pudo disputar. Eso permitió que el equipo anfitrión, España, lograse su mejor éxito hasta ahora al meter a dos de sus hombres, Carlos Manich e Isaac Vergés. En cuanto al PSL, sólo pudo competir uno de los dos grupos femeninos y el sábado tuvieron que disputarse las eliminatorias y las finales, tanto de chicas como de chicos.  

El Slopestyle cerró un último día pletórico
El SBS ha sido sin duda el gran protagonista, tanto de esta última jornada como de todo el Mundial. La importancia de La Molina 2011 es que, gracias a su inclusión a última hora (noviembre) en el programa competitivo y al éxito de público obtenido (8.000 espectadores), la FIS cuenta con un poderoso argumento para conseguir que el Slopestyle sea acogido en la escena olímpica.


Foto: circuito de Slopestyle

Las dos finales disputadas aportaron todo el espectáculo de esta popular prueba de freestyle en la que, sobre un circuito, el rider debe realizar diferentes ejercicios en el aire, así como sobre cajones y barandillas. No es contra el reloj, sino que los jueces puntúan el estilo y la dificultad de la ejecución de los trucos.


La final la disputaron 18 competidores,
después de que a primera hora se completase la segunda eliminatoria, aplazada el viernes a causa del viento. Entre ellos estaban dos españoles: Carlos Manich e Isaac Vergés.

En la primera de las dos mangas sobresalió el desconocido sueco Niklas Mattsson, que con un recorrido impecable logró 28.1 puntos y dejó al resto atrás. Entre ellos estaba el belga Seppe Smits, medalla de bronce en el Big Air de la jornada de apertura, en Barcelona. Smits, con 26.7, arriesgó en la segunda toma y rozó la perfección con una puntuación de 28.7, obligando al sueco, el último en bajar, a superarle. Pero la presión pudo a Mattson, que se cayó y tuvo que contentarse con la plata gracias a su primer intento. El bronce acabó en manos de un finlandés, Ville Paumola, con 26.2 puntos, también en el segundo ensayo.

De los españoles, el mejor clasificado fue Isaac Vergés, con una excelente 12ª plaza ganada
con 19.7 puntos en el segundo intento (en el primero sólo había logrado 10.5). En cuanto a Carlos Manich, tampoco estuvo bien en el primero (10 puntos, siempre por no planchar sus saltos y por apoyarse con las manos en la recepción), y en el segundo las cosas le fueron incluso peor (6.8).

Isaac Vergés

La final femenina, como la masculina, no disponía de referencias para calibrar a los favoritos, ya que el SBS no ha sido olímpico, debutaba en el Mundial y no hay Copa del Mundo particular. Así que hubo que esperar a ver cómo se comportaba cada participante.

Pronto se vio que la finlandesa Enni Rukajarvi era especial, porque con 26.6 en el primer intento dejó un mundo detrás suyo a la checa Sarka Pancochova (23.2) y a la neozelandesa Shelly Gotlieb (21.6).

En la segunda manga, con las finalistas saliendo en orden inverso a la clasificación, Rukajarvi pudo comprobar que nadie superaba su primer intento y que ya era campeona. Sin embargo, quiso lucirse y alcanzó unos extraordinarios 28.2 puntos, con ejercicios a la altura de los hombres. Pancochova, que mejoró con un 25.2, se quedó con la plata y Gotlieb, que falló clamorosamente en la segunda bajada, se quedó con el bronce, ya que ninguna de las demás finalistas fue capaz de batir su primera puntuación.

… y la final de Slalom Paralelo (PSL)

La jornada de clausura, el sábado 22, contó también con las finales de Slalom Paralelo (PSL). De las cuatro medallas en juego de la jornada, la primera coronó al austriaco Benjamin Karl como gran triunfador del Mundial, puesto que a su título en el Gigante unió también el del Slalom.

El principal rival teórico para Karl era el suizo Simon Schoch, campeón mundial en 2007 y subcampeón olímpico de Gigante en 2006. A pesar de que en la primera manga decisiva le sacó 4 centésimas de segundo, en la segunda el gran favorito lo derrotó completamente sacándole casi tres segundos. Karl, que además ganó la pasada Copa del Mundo y era líder de la actual, estuvo acompañado en el podio por el sorprendente esloveno Rok Marguc, al que tuvo que derrotar personalmente en la final del PGS y que superó por el bronce a otro austriaco, Andreas Prommegger.

Al revés que en la masculina, la vencedora femenina del Gigante, la rusa Alena Zavarzina, no consiguió clasificarse ni siquiera para los octavos de final. Eso abrió muchas opciones a la campeona de hace dos años, la suiza Fraenzi Maegert-Kohli, y a la campeona olímpica de Gigante, la holandesa Nicolien Sauerbreij, que había fallado en el PSG.

Pero la suiza cayó en cuartos de final precisamente ante la noruega de 22 años. Pocos esperaban que luego acabase batiendo a Sauerbreij en la final y, mayor sorpresa aún, que en ésta la batiese en las dos mangas, por 38 y 92 centésimas, respectivamente. Para la medalla de bronce se enfrentaron dos austriacas, Claudia Riegler y Heidi Neururer. Riegler, que ya había sido medalla de plata en el PGS celebrado el miércoles, volvió al podio demostrando que, a pesar de sus 37 años, sigue siendo una de las más mejores especialistas del circuito.

Emotiva clausura en Alp
La jornada del sábado fue toda una fiesta para los participantes y para el público. Aprovechando que la última competición en liza, el Slopestyle (SBS), se disputaba en la pista de Fontcanaleta, el Comité Organizador realizó una serie de actividades entre las que destacaron la ejecución de varios números musicales, sorteos, concursos y animaciones, entre los cuales destacó, por su fuerza visual y simbolismo, la actuación de los Castellers de Sants. Si en lo deportivo el Mundial acabó allí, en lo protocolario prosiguió en Alp con la ceremonia de clausura.


Foto: ceremonia de clausura

En el Palau d’Esports del municipio ceretano, ante 800 personas que llenaban la sala, se desarrollaron los últimos actos de la Molina 2011. En un fondo que semejaba una ventana (‘La Gran Finestra’), se proyectó un impactante vídeo-resumen deportivo del campeonato antes de dar paso a los parlamentos, la audición de los himnos nacionales, la arriada de banderas y la entrega de la de la FIS a la próxima sede mundialista, sede de la décima edición, la canadiense Stoneham (Quebec).

La ceremonia prosiguió con la escenografía “comença un conte…’, un espectáculo en forma de cuento en el que se destacaba el acervo pirenaico de la Cerdanya y su vocación de futuro por la gran cita de la nieve: la candidatura Barcelona-Pirineu 2022. Una apuesta que, tras el éxito de estos IX Mundiales Snowboard la Molina 2011, ha ganado muchos enteros y la plena confianza del mundo deportivo internacional.

Las cifras de los Mundiales
La Molina 2011 ha batido records en muchos ámbitos. En primer lugar, en el del número de deportistas inscritos, que fue de 477, representativos de 43 países. También lo fue el número de periodistas y medios acreditados: 170 fotógrafos  y 108 periodistas de prensa escrita, incluyendo internet. Los Mundiales fueron emitidos, en directo, diferido o en espacios informativos, por 214 TV con derechos en todo el mundo, más 74 radios y televisiones españolas sin derechos.Se acreditaron como prensa un total de 566 profesionales.

Leave A Response »