Resultados SG de los Mundiales

admin 10 febrero, 2011 0

Las condiciones de la pista y la meteorología han vuelto a ser determinantes en la segunda jornada de los Mundiales de esquí alpino, que se disputan en la famosa estación alemana de Garmisch-Partenkirchen. Con sol y temperatura alta (8ºC), la pista Kandahar volvió a mostrar su lado menos amable: dureza y mucho hielo. No es extraño que de los 73 participantes, 30 no lograsen acabar el Súper Gigante (SG) masculino.

Entre ellos, los dos españoles inscritos, Ferran Terra y Paul de la Cuesta. Quienes mejor se adaptaron a ella fueron los tres hombres en el podio: el italiano Christof Innerhofer, el austriaco Hannes Reichelt y el croata Ivica Kostelic. Por su parte, Carolina Ruiz y Andrea Jardí practicaron en el primer entrenamiento oficial del Descenso femenino.


Foto (RFEDI): Ferran Terra
 
De los 73 esquiadores inscritos en la primera final masculina de estos Mundiales apenas pudieron llegar a meta 41. Treinta se quedaron fuera (caídas o salida de pista) y dos ni siquiera se presentaron en la partida. Así de difícil resultó hoy bajar por la pista Kandahar 2 (las mujeres utilizaron la Kandahar 1 en su SG).

Como el martes, la helada nocturna dejó una pista dura e irregular. El sol y el calor (¡nada menos que 8 ªC positivos en Garmisch!) no pudieron romperla, ya que a pesar de ello la mayor parte del recorrido Kandahar transcurre a la sombra. Mantenerse en la trazada fue una heroicidad y quienes arriesgaron lo pagaron con la salida de la línea. Eso fue lo que les pasó a los españoles Ferran Terra y a Paul de La Cuesta. A ellos y a 28 más, entre ellos favoritos al podio como el noruego Svindal o el estadounidense Ligety.
 
Realmente era muy difícil mantener la estabilidad. Es una pista muy inclinada, brutal, con curvas de órdago y, sobre todo, mucho hielo”, comentaba Ferran Terra, que partió con el dorsal 42, mientras que De la Cuesta lo hizo con el 39. “Ya el martes, cuando Paul y yo fuimos a inspeccionar el recorrido, nos dimos cuenta de que, si se mantenían las condiciones del hielo, bajar sin caerse sería bastante difícil. Cualquier pequeño error se pagaba caro, y así ha sido. Con todo, ha valido la pena, porque ahora ya sabemos a qué nos enfrentamos”.
 
Tanto el catalán como el vasco tenían esperanzas de acabar y también de lograr una clasificación honrosa. No obstante, ambos saben que su mejor disciplina es el Descenso, así que hay que tomar la eliminación en este SG como un tributo lógico a pagar. Ahora ya saben cómo se las gasta la Kandahar, y seguro que de cara al Descenso sabrán muy bien cómo tratarla.


Foto (RFEDI): Paul de la Cuesta
 
La victoria del italiano con nombre y apellidos austriacos, Christof Innerhofer, fue una sorpresa  relativa, por tratarse de un SG (es más especialista en Descenso). Antes de empezar no había un favorito determinante, aunque muchos números eran para el croata Ivica Kostelic por su gran estado de forma en las últimas carreras de velocidad.
 
Tobias Grünenfelder, Georg Streitberger, Michael Walchhofer y Hannes Reichelt, además del propio Kostelic, habían ganado un Súper-G cada uno antes de llegar a Garmisch. Por lo tanto, el resultado del podio estaba muy abierto Además, el líder de la Copa del Mundial y vencedor en Beaver Creek, Georg Streitberger, no estaba tras romperse la tibia hace unas semanas, en Chamonix.
 
Innerhofer fue de los pocos participantes a los que se vio a gusto en una pista tan tremenda y se coló directo en la fiesta por la medalla de oro. Hasta ahora, su mejor éxito había sido una victoria, en su propio terreno, en el Descenso de Bormio, en 2008. Esta temporada había logrado un tercer lugar en la misma plaza, en su único podio en la Copa del Mundo. En su currículo, hasta ahora sólo había otros dos podios, ambos terceros lugares en la Súper Combinada de Sestriere y en el Super-G de Are, en 2009.

En el Mundial de 2009 Innerhofer se había quedado a sólo 5 centésimas de la medalla de bronce en el Súper-G. Pero hoy ha tenido su gran día, el mejor de su vida. A sus 26 años, fue el hombre más rápido sobre la helada, bacheada y umbría Kandahar. Le sacó 60 centésimas al austriaco Hannes Reichelt  y 72 al líder la Copa del Mundo, el croata Ivica Kostelic.  

La carrera, de 2.200 metros de recorrido, salió desde la cota de 1.395 m de altitud y se llegó a 770 m, con un desnivel acumulado de 625 m y 48 puertas a negociar. En la zona de Seilbahnstadelsprung, los corredores llegaban a saltar hasta 60 metros. Luego, una parte plana seguida por otra de auténtica  ‘caída libre’ (se trata de la pendiente más inclinada del mundo, con una zona de hasta el 92 por ciento). La pendiente termina en la parte final de la Kandahar, el llamado ‘Tauber-Schuss’, a toda velocidad y que acaba con un salto final de 20 metros.

Leave A Response »