Tercera tragedia por avalancha del año

admin 7 abril, 2008 0

Cerca del puerto de la Bonaigua en el término de Alt Aneu (Lérida), un alud sepultó a dos esquiadores de travesía que perdieron la vida. Otro pudo sobrevivir a la avalancha en la montaña de Tèsol. Según informó la agencia EFE el día 3 de abril.

El superviviente del  grupo fue quien dio el aviso. Según fuentes de los Bomberos de la Generalitat, el aviso de la emergencia se recibió sobre las 18.21 horas y los cuerpos de los dos esquiadores, ya sin vida, fueron recuperados por el equipo de rescate sobre las 19.30 horas.

El delegado del gobierno de la Generalitat en el Alt Pirineu, Víctor Orrit, explicó que el tercer esquiador fue quien dio el aviso de que se había producido un alud en una de las vertientes de la montaña de Tèsol, cerca del puerto de la Bonaigua.

En las tareas de rescate han participado dos helicópteros (GRAE), un médico del grupo de emergencias médicas y cinco vehículos de bomberos de la Generalitat, según informó la Dirección General de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamentos. Los restos de los esquiadores fallecidos han sido trasladados al hospital de Vielha.

Esta es la tercera tragedia de la temporada en el territorio español por causa de las avalanchas. La primera fue en Formigal en enero, la segunda en Sierra Nevada en marzo y ahora esta tercera en el Pallars Sobirá.

El pasado día 3 había un riesgo alto de avalanchas tal como anunciábamos en nuestra sección “Cómo estamos de nieve” sin embargo, no parece que la zona fuese de riesgo si a donde se dirigían los esquiadores era  el Tèsol cercano al alto del puerto de la Bonaigua y al refugio Geder junto a la carretera, que en la mayoría de los mapas figura como Tossal de la Cabana de 1958 metros. Suponemos que es esa montaña y no otra, muchas veces las denominaciones son distintas y en las informaciones a veces aparecen nombres locales, malas transcripciones o simples errores, aun así insistimos en que es una especulación sobre el lugar de la avalancha.

En todo caso, y a pesar de lo que se haya podido decir y escribir, en este año las avalanchas mortales, sobre todo las anteriores, han ocurrido en lugares de poca exposición y donde cualquier conocedor no sospecharía del riesgo. Por lo que la lección que debemos aprender es que en riesgo cero no existe, las avalanchas no respetan ni a los expertos, conocerlas es una ciencia muy compleja y, desgraciadamente, a veces la prudencia no es suficiente.

Leave A Response »