Verano activo en Encamp

admin 22 junio, 2010 0

En el corazón de Andorra se alza el pueblo de Encamp, a 1.250 metros, un lugar ideal para pasar unas vacaciones activas de montaña, tanto para gente joven como para familias. Si queremos vivir emociones intensas,  disponemos de una amplia variedad de vías ferratas y de rocódromos para poder practicar esta modalidad deportiva.

En este sentido, Andorra es un destino deportivo de primer orden para los aficionados a las vías ferrata.  Existen unos 20 itinerarios, 4 de los cuales se encuentran en Encamp.

La vía ferrata es un recorrido montado para subir paredes o macizos rocosos, gracias a que está equipado para facilitar la progresión mediante peldaños, clavijas, rampas, pasamanos, grapas, cable y en general todo tipo de dispositivos para garantizar la seguridad de los usuarios y facilitar la progresión de estos.

Los hay de diversas longitudes y dificultades. Si no conocemos el medio es necesario ir acompañado de un guía y alquilar el material. Para contratar un instructor o sencillamente conocer la ubicación de las vías, lo mejor es consular en la Oficina de Turismo de Encamp (Plaza del Consell núm. 1 tel. 00376 731000).

Otra diversión más familiar es acercarse al lago de Engolasters en automóvil o sencillamente realizando una excusión de dificultad media – una hora de subida y un desnivel de 300 metros- y plantarnos en una atracción divertidísima, Bosc Aventura (tel. 00376 385077), que nos permitirá disfrutar de emocionantes circuitos instalados en los árboles. En un entorno alpino nos desplazaremos de árbol en árbol sin tocar el suelo, realizando puentes tibetanos, escaleras, tirolinas, saltos de tarzán, redes, túneles y muchas aventuras más. Las actividades están indicadas para niños, a partir de 5 años, y están agrupadas en tres circuitos con distintos niveles de dificultad. La actividad está pensada para que toda la familia viva sensaciones intensas. 

De entre los muchos itinerarios de montaña -GR7- que podemos planificar hay dos que se pueden iniciar desde el parking del sector Grau Roig de Grandvalira (2.000 m). En este punto dejaremos el automóvil y comenzaremos  alguna de las ascensiones que tenemos  al alcance como el Pico de Pessons (2.858 m) y  el Pico Negre de Envalira (2.816 m). No entrañan  dificultad, pero se deben afrontar con el equipo y calzado apropiado.

Otro recorrido es el itinerario del Cercle de Pessons, camino del pico, que permite contemplar siete lagos, comunicados entre sí, y algunas lagunas, que forman el circo glacial granítico, más grande de Andorra. En el primer lago esta ubicado el Refugio de los Llacs dels Pessons, que dispone de un pequeño restaurante con una carta para comer la autentica cocina popular andorrana.

Si en invierno los esquís y las tablas de snowboard son las estrellas de los remontes, en verano los protagonistas son las bicicletas. Andorra ha apostado fuerte para  reconvertir durante su periodo estival una parte de sus instalaciones en un parque temático dedicado a la bicicleta de montaña.

Se ha convertido en la meca para la práctica del mountain bike, con una gran variedad de circuitos, descensos y trazados. La excelentes instalaciones para esta práctica deportiva y sus distintas modalidades han convertido Andorra en el destino del Pirineo por excelencia para los que quieren disfrutar de unas vacaciones activas con su bicicleta.

El Grandvalira Bike Park, que esta temporada abre el 3 de julio y no cierra hasta mediados de septiembre, ofrece 12 itinerarios, cerca de 70 Km. de subidas y bajadas, alquiler de material y escuela, entre otros servicios.

Leave A Response »