Creamfields Andalucia 2004

Estaba en el Sonar cuando alguien me pasó un flyer con una foto de lo más sugerente: Dos pies con alpargatas realizaban un saltito en arena de playa.

Seguí leyendo y acabé por convencerme: Mediados de agosto, playa de Villaricos y un cartel plagado de estrellas de la música electrónica como Paul Oakenfold, Massive Attack o Fatboy Slim. Vaya…Ya me imaginaba bañándome y bailando al amanecer en la costa almeriense y rebozándome en la fina arena con bellas festivaleras.

Y hacia allí nos encaminamos con poco más que una mochila y muchas ganas de pasarlo bien. Nada más llegar se nos planteó el primer problema de la noche. Desde el lugar en el que nos hicieron aparcar hasta el recinto tuvimos que andar cerca de ¡cuarenta minutos! Aquello parecía una procesión en pura regla, y los comentarios de los muchos festivaleros en ruta eran de lo más despectivos hacia la organización del evento, o quién fuese el responsable de aquel despropósito.
Bueno, una vez allí, intentamos olvidar lo ocurrido y disfrutar de unas cuantas horas de música y baile desenfrenado.

Entramos al recinto y… segunda sorpresa: de playa nada, allí lo que había era una especie de lona gigante acumuladora de porquería. Bueno, tampoco nos vamos a amargar por eso, ¿no? Así que nos dispusimos a escuchar a uno de los djs más interesantes del cartel, Erick Morillo, que no sabemos si pinchaba con un plato o es que pasaba de todo, porque la sesión fue de lo peorcito que escuchado en mucho tiempo. Vamos, que hasta mi vecino el bacala pincha mejor y no es residente en Ibiza ni sale en las revistas…

Visto lo visto nos fuimos a por algo de beber y las colas interminables tanto para comprar tickets como para luego pedir la consumición nos dieron una idea del tiempo que íbamos a perder a lo largo de la noche en intentar beber algo. Unas cuantas barras más no hubiesen venido nada mal, la verdad.

Antes de encaminarnos al escenario grande en el que iba a tocar uno de los platos fuertes del festival – Massive Attack – pasamos por una de las carpas pequeñas en la que los Djs are not Rockstars deleitaban a los pocos presentes con temas y ritmos de lo más bailable. Si lo llego a saber me quedo allí, porque Massive Attack repitió casi exactamente el concierto que dieron en Madrid y con un espectáculo visual un poco peor. Sin embargo hicieron las delicias de los asistentes, aunque muchos de ellos se quejaron de que el sonido de las otras carpas se mezclaba…

Era el momento de visitar la zona de prensa y comprobar que el nivel de alcoholismo de la profesión sigue siendo envidiable. Qué forma de pedir, de tragar, de gritar!!!!

Con algo más de alegría en el cuerpo bailamos con Paul Oakenfold, "el padrino" que lo llama un colega, que la verdad para mi gusto fue uno de los mejores de la noche. Hicimos una pequeña incursión en la carpa en la que Miss Kittin repartía a diestro y siniestro a sus muchos seguidores y continuamos el tour con Timo Maas, que también cumplió con su papel en una sesión muy bailable. Se acercaban las cinco de la mañana y el criterio de un servidor se va desvaneciendo… ya sabéis, los festivales…

Sin embargo si que me acuerdo de un dato. Un amigo se acercó con cara de circunstancias y me dijo: ¡Javi, no queda alcohol! ¿Cómo? ¿Estás seguro? Si tio, nada de nada. No puede ser… pues si, si que pudo ser ¡El alcohol se acabó!
¿Cómo puede ser posible que no se previese la cantidad necesaria de líquido que iban a consumir cerca de 20 mil personas? Yo a bote pronto no se calcularlo, pero me imagino que los organizadores de un evento de estas características deberían…

Y llegó el turno de Fatboy Slim, que me volvió a decepcionar una vez más… realmente ¿¿sabe pinchar??Ya sólo quedaban pesos pesados del tecno más recalcitrante: Mister Jeff Mills, Angel Molina… Para hacerles frente hice uso de uno de los grandes aciertos del festival: la zona de duchas de agua pulverizada. Buena falta hacían porque el calor, incluso a esas horas, era tremendo. Ah! Los baños también fueron abundantes y no hubo que esperar colas. Otro acierto.

[youtube id=Kk1HeRYA4dU]
Fatboy Slim

Por la mañanita todo aquel que aguantaba el solazo infernal se tenía que conformar con algún tinto de verano furtivo de alguna barra escondida. Por lo menos pudimos disfrutar de los temazos que seleccionaó el "DJ Residente" que, no sabemos si por el pedo, fue el que más nos gustó del festival! Y ni siquiera sabemos su nombre. Eso si, sólo los seguratas pudieron impedir que siguiese pinchando, porque lo que es él – y su público – estábamos de lo más animados.

Un último apunte. A todos aquell@s que se les ocurrió imitar al de la foto del flyer del festival e ir con alpargatas… teníais que verles los pies al acabar la jornada! Madre mía, ni con body painting.

Bueno amigos, en definitiva ni bien del todo ni mal del todo. Ya sabéis, en verano con amigos, música y algo más te lo pasas bien incluso en Ibiza. Sin embargo es un buen punto de partida para un festival que esperemos que se repita muchos años más.

Written by

Escribimos noticias de nieve desde 1997. Somos pioneros en los deportes de deslizamiento dentro de internet. Si quieres ayudarnos como colaborador, ¡¡escríbenos!!

No comments

LEAVE A COMMENT