La expedición al Lenín según sus autores

Después de las crónicas que Mariano Frutos y Luis Pantoja nos enviaron desde Kirguijistán, relatándonos casi en directo su intento por ascender el Pico Lenin, de 7134 metros, para después descenderlo con esquís; y después de saber que Luis se quedó a cien metros de la cima, pero sí que logró bajar la cara norte… Es el momento de que nos lo cuenten con sus propias palabras.

La verdad que seguro que el 95% de los responsables de una web de esquí esquían. Probablemente el porcentaje de ellos que esquían habitualmente y bien baje algo, pero seguro que el de los que pueden permitirse intentar esquiar la cara norte de un pico de más de siete mil metros después de haberlo ascendido, baja hasta el “cero coma porciento”. Por ello, ahora que Luis y Mariano están en casa en buen estado y descansados, les hemos pasado unas preguntas para que nos cuenten de primera mano la experiencia.

Primera crónica desde el Lenín
Segunda crónica desde el Lenin
Cima y descenso


Canalfreeski a 6300 metros. Luis en el Razdelnaya.

¿Por qué el Lenín?
Mariano:
La verdad es que en el Lenin se conjuntaban dos motivos de peso para nosotros. El primero, que es una montaña de más de 7000 metros, donde poder poner en práctica toda la metodología de una expedición: campos de altura (montaje y abastecimiento), estrategia de aclimatación, rendimiento en más de 7000 metros, etc. Al ser una montaña carente de dificultad técnica, puedes centrarte muy bien en el aprendizaje de estos y otros puntos. El segundo, creo que claramente era la posibilidad de descender una montaña de 7000 metros, encima por su cara norte (un paredón de 3000 metros) y que probablemente fuera el primer descenso español en esquís por esta ruta.

Luis: Es un compendio de razones subjetivas y objetivas. Subjetivas: su atractivo estético, blanco de la nieve, azul del hielo, empinado e inmenso. Objetivas: 3 km de desnivel esquiable, 40º de inclinación (50º máx.), 7134 m de altitud.
Y además en un país realmente atractivo.


Mariano y en rojo la ruta de descenso en cara norte

Antes de emprender el viaje ¿Qué preparación habéis hecho?
M:
Hemos seguido nuestra preparación habitual. Carrera continua, algo de gimnasio y alguna que otra marcha larga. En mi caso he echado en falta el haber hecho algo más de gimnasio, sobre todo a nivel de tren superior. El llevar una mochila de 20kg hace que hombros y trapecios sufran más de la cuenta y una mayor musculación de estos grupos musculares no hubiera venido mal. También creo que hubiera sido conveniente el hacer marchas no muy largas (4-5h) pero con la mochila muy cargada (20-25 kg.). Como novedad para esta ascensión, aproveché mi residencia en el Puerto de Navacerrada (Madrid), a 1800 mts de altitud y subí a la cercana Bola del Mundo (2.250 mts) con mi furgoneta, para dormir ahí unas 5 noches. La verdad es que noté mucho la diferencia una vez allí, respecto a otras veces en Alpes y no tuve ni un solo dolor de cabeza ni a 3600 mts en el CB ni a 4400 mts., en el C1.

L:
Durante todo el invierno y primavera practicamos esquí de montaña y freeride lo más habitualmente posible. La escalada en roca y en hielo te proporciona la preparación mental y técnica necesaria en cualquier montaña de esta altitud. Aunque técnicamente la ruta normal del Pico Lenin sea sencilla, una montaña de esta envergadura puede conducirte a situaciones en las que únicamente tu experiencia de alpinista te podrá librar.
Además mucha carrera por montaña a diario.

¿Cómo pasabais el tiempo en los días de intensas nevadas?
M:
Pues unos momentos entretenidos quitando la nieve del techo de la tienda y paleando, y otros, muy aburridos. Tratábamos de entretenernos filmando, escribiendo y charlando. Cada comida era un momento de relax y de ruptura con la monotonía, ya que salíamos de la tienda para ir a la tienda comedor y allí siempre hablábamos con montañeros de otros países que contaban sus experiencias en ésta y otras montañas.

L: Siempre hay cosas que hacer: Liberar la tienda de la nieve, derretir nieve para hidratarse, hacer la comida, preparar material, escribir, leer, llamar a la familia y amigos cuando es posible. Y meditar: algo que en la vida cotidiana no me da tiempo a hacer y que me proporciona un conocimiento más profundo de mi persona.

¿Es normal que te roben en un campo base?
M:
Pues la verdad es que he alucinado de ver como la gente puede ser tan ruin. En mi caso, llevaba dos gafas de sol, por si acaso. En mi descenso esquiando del C2 al C1, tuve una caída en la que perdí unas de las gafas. Al llegar finalmente al CB descubrí que las otras tampoco estaban. Sufro bastante con los ojos, si no me preocupo de llevar las gafas de sol todo el día puestas, así que imaginaros lo que fue para mí.

L:
No es normal en absoluto, aunque ocurre de vez en cuando. Nos han desaparecido algunas cosillas, pero no puedo asegurar que las hayan robado. Peores situaciones se viven en los refugios atestados de gente en los Alpes, cuando a alguien se les pierde algo de material y cogen el primero que encuentran. Se forma así una cadena de robos de material de unos a otros, en la que todos estamos nerviosos por no encontrar nuestras cosas y hay que salir ya del refugio. Esto es mucho más lamentable.

Nos habéis comentado que descendiendo con esquís tuvistéis algún momento delicado…¿Nos lo contáis?
M:
Tuve dos momentos delicados. El primero, llegando al C2 completamente extenuado y ya enfermo. El segundo, fue una caída cuando descendía del C2 al C1. Un cambio de nieve totalmente imprevisto hizo que se me enganchara completamente el esquí izquierdo, saltara la fijación e incluso se arrancara la correa de seguridad. Perdí las gafas en un día de sol implacable y tuve que usar las de ventisca. Menos mal que fue bastante abajo y no me quedé medio ciego. En cuanto a la caída en sí, la verdad es que tengo mis dudas en cuanto a si se enganchó el esquí y luego saltó la fijación o si ésta saltó y como consecuencia de ello me pegué el guantazo. No me pasó nada, tan sólo un poco de dolor de hombro al día siguiente.

L: Alguno, no. Muchos. Casi en la cima empecé a notar ceguera de montaña, y estando solo, puede ser muy peligroso. En los primeros giros, sorteando unos seracs, pasé de nieve dura a costra empotrándome en ella. La puntera de una fijación (Dynafit), a pesar de estar bloqueada me saltó y rodé unos cuantos metros hasta que conseguí detenerme con el esquí que me quedaba puesto. Cuando las nubes se me echaron encima, no conseguía distinguir el relieve y no podía localizar posibles grietas ocultas, zonas de hielo vítreo, placas de viento y lo que es peor, la ruta que debía seguir en este océano helado.


Luis tras el descenso, cerca del campo1

Físicamente, ¿habéis tenido inconvenientes? ¿Y mentalmente?
M:
Fisicamente, a nivel puramente deportivo, no. A nivel de salud, sí. Me explico. Íbamos muy bien. Marcando horarios rápidos (por tanto muy seguros), pasando a todas las cordadas que salían antes que nosotros y sintiéndome muy bien y muy aclimatado. Algo cogí en los días de C1 a nivel intestinal. En la marcha al C2, gasté todas mis reservas y como no asimilaba los nutrientes de los alimentos, fue imposible recuperar. Finalmente, tu nivel de salud marca el nivel de rendimiento deportivo. Luis, mi compañero tuvo mejor suerte, pero a mí, me dejó literalmente muerto. Luis y yo, entrenamos mucho juntos y siempre tenemos un nivel parecido. Así íbamos hasta que yo empecé a descolgarme del nivel de Luis, y llegó a parecerme que no era yo el que estaba allí, sino un fantasma mío. La cabeza fría y fuerte, esto, en mi caso, me salvó de cometer errores que acaban en tragedia como pudiera ser el caso de varios iraníes y checos (congelaciones, muertes…).

L: Hemos tenido problemas estomacales, probablemente por la calidad del agua en el Campo 1. Yo también padecí infección de orina seguramente por frío. Nuestra aclimatación a la altitud, a pesar de que teníamos el tiempo muy justo, fue muy buena. Mentalmente los inconvenientes son de índole personal: piensas mucho en tus amigos y familia. No obstante yo disfruto de una estabilidad sentimental desde hace muchos años, y esto me proporciona la capacidad para sustraerme a otros pensamientos y concentrarme casi al 100% en la actividad que realizo, casi de forma obsesiva.


Luis esquiando Razdelnaya, con el Lenin al fondo

¿Cuáles han sido los momentos más duros?
M:
Sin duda, para mí fue el oír como mi cabeza me decía que bajara y mi corazón que me quedara. Prevaleció la razón ante la pasión. Me costó mucho tomar la decisión de dejar allí a mi amigo y compañero Luis, además de casi obligarle a que se quedara, ya que se empeñó en acompañarme. Fue, sin duda la decisión más dura que he tenido que tomar en la montaña. Éramos un equipo y cuando solo eres un equipo de dos, es aún mucho más difícil. Es distinto si formas parte de un grupo grande en el que si uno se baja no pasa nada, puesto que nadie se queda solo. Además fue muy muy difícil, ya que es la primera vez que tengo que renunciar a una cima por no poder físicamente acometerla.

L: Hay muchos momentos duros a nivel físico, en los que parece que llegas a la extenuación. Estos se sobrellevan muy bien en comparación con los momentos duros a nivel mental: echas de menos a los seres queridos, y pesa mucho en tu conciencia el no darles disgustos y volver intacto.
Pero el momento más duro fue cuando Mariano por problemas de salud decidió acertadamente volver al Campo Base. No fue duro por el hecho de quedarme solo, puesto que tengo suficiente fuerza mental para soportarlo, sino porque este proyecto estaba preparado para hacerlo juntos y de esta manera, y pasara lo que pasara, este proyecto se quedaba incompleto.

¿Con qué recuerdo os quedáis?
M:
Me quedo con el recuerdo de haber hecho algo distinto en una montaña donde todo el mundo hace lo mismo. De haber puesto una nota de color en una montaña de blanco y negro. Blanco cuando hace bueno y la gente sube y negro cuando la gente hace locuras y acaba muriendo. El color lo puso Luis por los dos y consistió en su descenso por la cara Norte, en solitario y en unas condiciones deplorables.

L: La consecución de los objetivos deportivos son importantes para nuestro ego, pero, y aunque parezca tópico, las personas conocidas allí (guías, porteadores, alpinistas, gente de los pueblos con los que has compartido una pequeña parte de sus vidas, etc) son las que te van impregnando un poco de su propia persona, enriqueciéndote y enseñándote.


Mariano y Luis en el campo base

¿Qué habéis aprendido de la experiencia?
M:
Me quedo con la experiencia, con la lección de haber hecho lo correcto bajándome (para un deportista es muy duro abandonar), con muchas lecciones aprendidas sobre lo que se debe y no se debe hacer en una expedición y, sobre todo, he aprendido que con Luis me iría a cualquier expedición, el tiempo que fuera. Creo que hemos formado un equipo perfecto y hubiéramos obtenido un resultado aún mejor de no haberme puesto malo. He encontrado con Luis un nivel de conexión difícil de encontrar. No ha habido una sola discusión ni palabra más alta que otra y todo ha sido complicidad, cosa rara cuando eres un equipo de 2. Pocas palabras hacían falta entre nosotros, la verdad es que ha sido alucinante ver como ambos tirábamos hacia la misma dirección. Creo además, que nos hemos dado cuenta de que formamos también un gran equipo a nivel de filmación y fotografía.

L: Deportivamente hemos aprendido un poco más acerca del alpinismo de altura, pero vuelvo a insistir en que es la experiencia humana la que más nos enseña: enseñanza sobre los demás y sobre nosotros mismos. Vuelvo con la sensación de haber compartido una gran experiencia, en complicidad con un gran amigo: Mariano.

Enhorabuena a los dos desde vuestra casa, ¡os deseamos los mejor en presentes y futuras aventuras!

Queremos agradecer a la agencia Ak-Sai travel el magnífico trato que nos prestó durante nuestra estancia en la montaña. Gracias: Sofia, Timur, Slava, Dima, Vitali, Alona, Natasha y demás.

Ak-Sai travel:


http://www.ak-sai.com
http://www.basecampkg.com
E-mail: info@ak-sai.com

Actividades programadas por Ak-Sai:

Excursiones a caballo en el Kirguiz Ala-Too.
La Ruta de la Seda en bicicleta de montaña.
Heli-Ski en: el valle de Suusamir (Karakol oeste); el Kunguei Ala-Too; el Terskei Ala-Too.
Trekking en: desfiladeros de Ala-Archa y Alamedin; el Tien-Shan "Montañas Celestiales"; el lago de Sary-Chelek; las montañas del Terskey Ala-Too.
Expediciones a: Pico Karakolskii (5281 m); Pico Korona (4860 m); Pico Kommunismo (7495 m); Pico Korhzenevskaya (7105 m); Khan Tengri (7010 m); Pico Lenin (7134 m); Mustag-Ata (7546 m); Pico Pobeda (7439 m).

Written by

Escribimos noticias de nieve desde 1997. Somos pioneros en los deportes de deslizamiento dentro de internet. Si quieres ayudarnos como colaborador, ¡¡escríbenos!!

Latest comments
  • una pasada, ojala pudiese alg?n d?a siquiera intentarlo… enhorabuena a los dos

  • Est? fresco!!. Bienvenidos a casa y enhorabuena x el Lenin, ya me contareis!!. Andr?s

  • enhorabuena amigos!
    somos una organizaci?n italiana de montanismo. Queremos hacer el Lenin el ano proximo y intentar el descenso de la cara norte en esquis. Donde exactamente salisteis para empezar el descenso ? Desde el cumbre os parec?a un poco riesgoso.
    nosotros en agosto 2008 est?bamos esquiando al Muztagh Ata !
    un cordial saludo,
    Filippo
    e-mail: info@avalcotravel.com
    website: http://www.avalcotravel.com

  • Hola, somos dos Italianos que en 2009 quierian ascendere el Pik Lenin y descenderlo con esqu?s. Hay la posibilidad de aver un coreo elettronico de Luis o Mariano para aver mas informaciones? Muchissima Gracias.
    Ivan ( ivan.ravanelli@cassapadana.it )

LEAVE A COMMENT